EL PERSONAL DEL CENTRO DE ALZHEIMER ESPERA REENCONTRARSE PRONTO CON SUS USUARIOS

0

62

La celebración del Día Mundial del Alzheimer en Daimiel, prevista para este lunes, también se ha visto alterada por la pandemia de COVID-19. La directora del centro, María del Mar Carrasco, ha manifestado su satisfacción por la respuesta recibida en el proyecto ‘Danos alas’, a la vez que mostraba su preocupación por “el gran impacto que en los usuarios ha provocado el dejar de acudir al centro”.

Con el comienzo del Estado de Alarma el pasado mes de marzo, el centro tuvo que cerrar sus puertas y, cuando todo indicaba a que iban a poder abrirse de nuevo, el 9 de septiembre entraron en vigor medidas adicionales de contención del coronavirus que afectan a Daimiel y a todas las poblaciones que dependen del Hospital General de Ciudad Real. Desde el centro permanecen expectantes a los cambios en la normativa que puedan producirse esta semana, de forma que, en cuanto sea posible, se puedan iniciar los trámites para abrir cuanto antes, según asegura Carrasco.

En este sentido, la directora ha mostrado su preocupación por “el gran impacto que en los usuarios ha provocado el dejar de acudir al centro”. Para dotar de recursos a los familiares e intentar minimizar las secuelas de este paréntesis en su tratamiento, desde el inicio del estado de alarma el centro ha estado divulgando a través de sus redes sociales una serie de vídeos con material recursos terapéuticos y actividades han gozado de gran aceptación. Según indicó Carrasco, “la intención del centro es continuar en la medida de lo posible con esta actividad en el futuro”.

Carrasco ha subrayado la importancia de acudir al centro para la calidad de vida de sus usuarios. “Los enfermos -señaló- necesitan rutinas de trabajo y estímulos para que la enfermedad avance más despacio y de forma menos agresiva”. Con esta situación, “han perdido capacidades y movilidad, lo que en algunos provoca problemas paralelos, que empeoran su estado de salud”. Así mismo, “sin el apoyo que esta institución les aporta”, la mella ha sido importante en los familiares y cuidadores.

Todavía está por ver cuando los usuarios vuelvan al centro, aunque, “volver a punto de partida será muy difícil”, considera Carrasco. En cualquier caso, aseguraba, “todo el personal está deseando poder volver a ponerse manos a la obra” cuanto antes.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse