LA PASION POR LOS FOGONES DE EDU LARA

0

386

Uno del pueblo

Su campechanía y sencillo lenguaje facilita la amena charla, favoreciendo a su vez el fondo y la forma de este reportaje, muy agradable de realizar para quien escribe. Muy cercano este Eduardo Lara, tan próximo como su cocina, popular y al alcance y entendimiento de todos.

Los platos de cuchara, sin duda, elaborados a fuego lento y sin prisa, son mis predilectos, aunque a mí me gustan todos”, nos comenta el gastrónomo de cabecera de Daimiel al día.” El tiznao de nuestra tierra, los callos y el rabo de toro, junto a la caldereta de cordero y el bacalao en sus distintas variedades, también forman parte de mi particular preferencia, aunque un buen mojete de patatas con huevos caseros de gallinas en libertad, es comida hoy día de lujo, al alcance de muy pocos…”

Conforme avanza la charla, Edu Lara va reflejando su carácter y modo de ser, que se percibe en su cocina. “Trabajé en un restaurante familiar en Benidorm, elaborando platos con la más amplia variedad de productos naturales, con plena libertad y empleando especias y todo tipo de alimentos como base. Esta etapa con esta autonomía en los fogones, influyó mucho en mi aprendizaje. En la “mili”, también fui cabo controlador de cocina, preparando la comida en Camposoto para cerca de dos mil reclutas, coincidiendo en estas tareas con el popular jugador de baloncesto del Real Madrid y la Selección Española, Fernando Romay “.

Daimieleño de pura cepa, este paisano profesa además el oficio de seguridad en la empresa Prosegur, alternando servicios entre el Banco de Santander y las propiedades de la familia Botín, en la provincia de Ciudad Real. Casado y con dos hijos gemelos, desde su mediana edad ya imparte conocimientos entre colectivos sociales de distinta índole.

En este mano a mano, compartiendo sendas copas de vino, el cocinero de Daimiel se sincera: “En casa, mi madre cocinaba de maravilla, me enseñaba recetas hasta muy última hora, ya postrada en la cama. No obstante, me considero autodidacta; he viajado haciendo rutas gastronómicas y conocí a personajes del gran mundo de la gastronomía, aprendiendo de ellos y preguntándoles cuando he tenido ocasión. Los actuales canales de televisión dedicados a la cocina entre ellos Canal Cocina, también me han aportado conocimientos, pero nada mejor que practicar por ti mismo, yendo a la compra a elegir el producto natural y cocinando en casa sorprendiendo a mi mujer y mis dos gemelos durante más de treinta años, compartiendo también con amigos a quienes gusta mi cocina”.

Edu Lara otorga mucha importancia a los productos de la tierra, de cada región. “Son la base para elaborar mis platos. La miel extremeña, los ajos de Las Pedroñeras, el pimentón de la Vera, el arroz de Calasparra, los garbanzos de Fuentesaúco, las lentejas de La Almunia, el azafrán de La Solana, el vino, el queso y el aceite de Daimiel, sobaos de la Vega del Pas…”

Continúa nuestro gastrónomo recordando en sus viajes “la fritura especial de los boquerones en el Puerto de Santa María, que la tengo grabada en la mente, distintos a los boquerones de Cantabria, los bocartes famosos de esa zona del Cantábrico…, en fin, si nos trasladamos hacia Asturias alucinas con el arroz con bogavante de Cudillero o la caldereta de marisco, sin olvidarnos de las fabes con almejas o la propia fabada…, pero siempre con el producto de la tierra”.

Los libros también han contribuido en gran medida en la formación de nuestro gastrónomo de cabecera, siendo múltiples y muy variados los que han pasado por sus manos. Las repetidas visitas a Fenavin y España Original, cuando se celebraban en años alternos, han sido otra selecta fuente de conocimientos para Edu Lara, que frecuentaba estos grandes eventos, en representación como profesional del sector, de importantes bodegas y selectos restaurantes de la zona, habiendo tenido notables ofrecimientos por algunos de éstos. Casa Pepe, El Bohío de Illescas o algunos de Daimiel, han conversado al respecto con nuestro protagonista, quien se ha relacionado con algunos ilustres de la restauración.

“He tenido contactos con Pepe Rodríguez, el de Masterchef, dueño de El Bohío de Illescas, con quien coincidí en la Feria Nacional del Vino (Fenavin). He cambiado impresiones con Manuel de la Osa, el de Las Pedroñeras, con Casa Gerardo, en Asturias, Salvador gallego, o Fernando Canales del restaurante Echanove de Bilbao, así como el sumiller Jesús Sánchez, de Santander, todos ellos primeros espadas en la cocina española”.

Nos comenta el cocinero de Daimiel acerca de sus chefs de referencia, señalándonos a Iñaki Oyarbide, Salvador Gallego, Carlos Arguiñano, Fernando Canales y algunos platos de Ferrán Adrià, como sus maestros favoritos.

“Actualmente tengo muchos seguidores, pero fue a partir del dos mil siete, tras más de sesenta programas en Daimiel Televisión, cuando los paisanos de Daimiel me reconocieron y aceptaron como popular de los fogones. La gente seguía el programa por la tele y mi cocina se hizo muy célebre. Me paraban por la calle, el cocinero de la tele, decían, agrandándose poco a poco la fama de este humilde daimieleño a través del programa La Cocina de Edu. Recuerdo que hasta las monjas me preguntaban y comentaban temas culinarios. Aquellos programas en la tele local y aquellas recetas, se esperaban con expectación”.

Se le iluminan los ojillos, le brillan al hablar de sus particulares guisos, los productos empleados, la elaboración paso a paso y el resultado final siendo consumidor habitual, junto a su familia, del condumio cocinado por su mano y en sus fogones. Nos comenta nuestro particular guisandero “el disfrute con su propia cocina, destacando entre mis preferencias el manchego manjar de mojete de patatas, el de Daimiel, lo más sencillo de elaborar, desde tiempos remotos…, unas simples patatas, huevos, ajos, pimiento choricero, aceite… resultado espectacular”.

Al hablar acerca de la cocina típica daimieleña, no duda Edu Lara en destacar las migas, las patatas al pegote, el tiznao, las gachas, la caldereta de cordero…, todo ello con productos y condimentos de la zona, haciendo referencia también a la paella, importada del Levante, pero con sello particular de nuestra tierra. Y nos recuerda “las múltiples combinaciones que posibilitan productos como el mostillo, la carne membrillo, el bacalao en salazón, el asadillo, las sardinas “salás”…; en armonía con viandas de La Mancha, generan pitanza de alto nivel, para catadores refinados y gourmets entendidos”.

Se detiene nuestro avezado alquimista de los fogones en un avío típico de Daimiel, cocinado en fiestas de la Hermandad de la Virgen de las Cruces, a petición del recordad Ángel Alonso, extinto Presidente de dicha congregación. “Cocinábamos unas patatas al pegote, con pimientos y torreznos en pie, degustado con pan de cruz, cortado y consumido todo a mano y con navajilla, con dedo gordo presionando al torreznillo sobre el pan…, aquello hacía saltar lágrimas a los comensales…”

Muy documentado nuestro gastrónomo, con experiencias a pie del lugar, mucho viaje y mucho ojo y atención para después, desde su buena mano, experimentar con conocimiento en busca de resultados de calidad, con destreza a su vez en maridajes idóneos para cada vianda por él elaborada, siendo aplicable su orientación para cualquier plato de cocina regional española. Los vinos de nuestra nación y su amplia variedad por regiones, son bien reconocidos y apreciados por el inquieto Edu Lara, buen consejero en estos menesteres. La amplia cultura gastronómica de este daimieleño abarca todas las comunidades de España, extendiéndose a su vez por la vecina Portugal, con guiños a su exquisito bacalao, inspirador de múltiples variantes para los artistas del fogón.

“Las frutas de temporada gozan todas de mi predilección, pero siento debilidad por las frutas del bosque. Las fresas, arándanos, frambuesas, grosellas, cerezas…, evocan creatividad y son fuente inagotable de ideas, por sí mismas o para aplicar en repostería”.  Tranquilidad, paciencia, humor y mucho amor, son virtudes desarrolladas por este experto cocinero de Daimiel a la hora de preparar cualquier tipo de comida, lo que, sin duda, implica mucha bondad y cariño hacia los demás.

Muchos seguidores en Facebook y redes sociales animan y jalean a nuestro ilustre colaborador, notable de hornos, hogares y fogones, cuyas preferencias culinarias se inclinan hacia el tiznao, bacalao en general, el especial bacalao al pil-pil y las croquetas de bacalao, junto a los platos de cuchara referidos al inicio de la entrevista y la cocina tradicional manchega y española. Productos con denominación de origen y amor por la gastronomía, claves de la cocina de Edu Lara, junto a su puntito personal y su pasión por los fogones.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse