EL ARBITRAJE, UNA FORMA DE VIDA

0

680

Uno del pueblo.

La figura del árbitro en el mundo del fútbol, ha sido denostada por muchos y ponderada por pocos, lo que ha despertado en otras personas interés y atención hacia estos deportistas, vestidos de negro en tiempos pasados, que imparten justicia en el rectángulo verde.

De sus decisiones, puede enardecer un estadio en sentido positivo o negativo, pero con el punto de mira siempre puesto en el del pito. Se arremete contra el error del árbitro y casi nunca contra el fallo del delantero, y más si es de casa. En todo caso, son jueces necesarios, que con sus decisiones regladas y sujetas a la vez a la interpretación, pueden influir en el devenir de la historia de los clubs. Los campeones, son casi siempre campeones per se, pero a veces el juez árbitro puede determinar quién es el ganador en función de su criterio final.

Hay ex-árbitros top, que se han convertido en influencers del fútbol, pero nosotros en este reportaje queremos contrastar opiniones con un árbitro de Daimiel, que ha estado en la pomada del fútbol durante veintidós años de su vida, once de ellos en Segunda División. La práctica y experiencia adquirida le cataloga como para poder impartir conocimientos que a todos los aficionados nos hagan aprender y además valorar la labor de los del silbato, que forman parte de este invento llamado fútbol.

Raúl Escuderos Sánchez-Camacho, daimieleño como sus apellidos indican, ha vivido, disfrutado, sufrido y enjuiciado, durante gran parte de su vida, el fútbol nacional, desde categorías inferiores hasta la Segunda División.

– ¿Resulta fácil permanece impasible mientras grupos de descerebrados te llaman hijoputa?

– No me importa nada. He estado desde los dieciséis años en esto y sé que es así. Si me altero o me revuelvo, la lío. La educación y cultura aprendida en este oficio, me hace recurrir a la paciencia. Ajo y agua.

-¿Cuál es la situación más difícil que te ha tocado vivir en un campo de fútbol?

– El árbitro va siempre a lo suyo, a arbitrar. Cuando ves que se encienden los ánimos, que se va a liar y tú no puedes evitarlo, son malo momentos, situaciones difíciles en general.

-¿ y la más divertida simpática  estrafalaria?

– Algunos futbolistas me han pedido que les saque tarjeta para cumplir ciclo, no jugar en el partido siguiente y así poder asistir a un evento en particular. O que pite un penalti para perder y que echen a su propio entrenador…. , circunstancias extrañas y en caliente, por las que a posteriori me han pedido perdón, así como cuando en el campo, en el fragor de la batalla, te llaman de todo y pasado un tiempo, te vuelven a pedir perdón cuando los ánimos están calmados. Todos somos personas y nos equivocamos…

-¿Hay insultos graciosos?

– En todas partes te sueltan alguna cachondada, pero en Andalucía y sobre todo en Cádiz, siempre ves o escuchas expresiones divertidas, como “! árbitro, guapetón ¡, ! árbitro tu aquí arbitrando y tu novia te la está pegando ¡ o ! tienes más clase que un colegio ¡, ! árbitro, tienes menos futuro que un cristalero en el desierto ¡ , ! ni en la tómbola te regalan tu silbato ¡ , o ! árbitro eres tan tonto que no sabes ni comerte un potaje ¡ ”…, “! Te pareces mucho al que mató a Manolete¡ ”…, en fin , que no faltan exabruptos jocosos o más o menos ocurrentes, con mucha guasa…

– ¿Qué te impulsa para decidir ser árbitro?

– Yo jugaba al fútbol, pero una lesión terminó por impedírmelo. Mi ferviente deseo de seguir ligado a este deporte, me hizo recalar en el arbitraje.

-¿Se gana dinero arbitrando?

– Sí, pero poco a poco. Al iniciarte, sacas para tus gastos normales, “para tus vicios”, sin necesidad de recurrir a tus padres. A medida que vas ascendiendo te asignan complementos, pero así permaneces durante gran parte de la carrera. Si superas el duro filtro del ascenso de tercera a segunda B, empiezas a ver dinero, pero si llegas a categoría superior, como en mi caso a segunda A, ya puedes como profesional vivir de ésto. Si asciendes al máximo nivel, ya puedes enfocar por ahí tu vida.

-¿ Qué experimenta un árbitro cuando ve su flagrante error por la tele?

– Afecta mucho, se pasa mal. Cualquier persona no desea ni quiere equivocarse en su trabajo. No gusta verte a ti mismo hacer las cosas mal por error. Somos humanos , como cualquiera, y se sufre, a vece ni duermes bien.

-¿ Estadios en los que has pitado?

– He recorrido toda España con el arbitraje, lo que me ha hecho adquirir cultura, saber hacer, saber estar, saber comportarme, saber expresarme, relacionarme con los demás…, y todo ello mientras viajaba durante años para arbitrar en Sevilla, a los dos equipos, Bilbao, San Sebastián, Gijón, La Coruña, Las Palmas, Elche, Santander, Vigo, Zaragoza…..

-¿Te habrás relacionado con árbitros de postín…?

– Pues sí, te puedo mencionar a Gil Manzano, Del Cerro Grande, Alberola Rojas…. , de los modernos , y de los más antiguos a Velasco Carballo , Clos Gómez, Undiano Mallenco….

– ¿Y con futbolistas de élite….?

– También. Carvajal, Rafinha, Bartra, Saul, Lucas Vázquez , Thomas, … Lopetegui y Luis Enrique, ambos seleccionadores nacionales…., he coincidido en vuelos con el Real Madrid de Baloncesto, con políticos como Odón Elorza, periodistas populares como Pipi Estrada o personajes de tertulias televisivas como Cristóbal Soria.., en fin , mucha gente del deporte o su entorno.

-¿ El mejor árbitro para ti?

– El italiano Colina. Y el turco Çakir. De los españoles, Sánchez Martínez, aunque aún estén calientes sus últimos errores.

-¿ El VAR qué aporta, qué aclara, en qué nos confunde?

– Aporta justicia. Aclara tertulias de taberna siempre que nos sepamos escuchar. Ocurre que el VAR no es conocido todavía por los aficionados, que poco a poco lo van a terminar de entender y aceptar. Falta tiempo hasta que todos nos ajustemos desde el principio de aplicar justicia con el VAR y su filosofía, que es lo que aplican los árbitros y que sin duda se irá perfeccionando.

Raúl Escuderos Sánchez-Camacho trabaja en la actualidad en el colegio San Isidro, como profesor de Educación Física e Inglés. Tiene en su poder además la titulación como Entrenador Nacional de Fútbol. Nos comenta “la gran influencia que ha tenido en su vida su experiencia arbitral. Es necesario un gran esfuerzo hasta llegar a ser juez en el fútbol. La carrera es parecida a una oposición, en la que se estudian cursos específicos que son bastante duros. Muchos aspirantes para pocas plazas. Y por supuesto, te ha de gustar el deporte, hay que compensar con una determinada filosofía deportiva la ingratitud y crueldad que conlleva el arbitraje , que te devuelve cultura y formación para el resto de tu vida”.

El ex-árbitro daimieleño continúa vinculado al estamento arbitral desde el comité de Arbitros de Castilla La Mancha, realizando labores informativas y docentes. Fue nominado en la última Gala del Deporte en Daimiel por su trayectoria en el mundo arbitral, y se enorgullece de que nuestro pueblo, actualmente sea un referente en el arbitraje dentro del ámbito de Catilla La Mancha, con diecinueve árbitros ejerciendo la labor cada fin de semana. Ontanaya López, hasta la fecha, es el único daimieleño que ha llegado a dirigir encuentros en la división de honor, si bien Díaz de Mera puede ser el próximo que desde Daimiel llegue a dirigir a los grandes de la Liga de las Estrellas. Soñar en grande, no cuesta nada.

Nos despide Raúl contando anécdotas de todo tipo. “Lo normal es que los árbitros acierten y su labor no tenga trascendencia. Pero cuando se equivocan ya está el lio armao , sobre todo por parte de los hinchas apasionados, por otro lado asíduos en este deporte. El árbitro es uno más en la contienda, pero es juzgado con severidad por sus errores, exigiéndole aciertos en cada decisión, sin opción al equivoco”.

Raúl Escuderos Sánchez-Camacho. Maestro, profesor, árbitro y persona. Una forma de vida.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse