CUENTOS PEQUEÑITOS HECHOS CON HU(A)MOR

0

357

Rororo Puaf.

Extracto del libro En el viento, recientemente presentado en Madrid por el daimieleño Isidro Moreno Herrero.

Apodo

Pasó toda su vida pendiente de un hilo… lo llamaban el araña.

Levantamiento

Pasó toda su vida incorporándose a… se llamaba Lázaro.

El ladrón

Pasó toda su vida haciendo cuentas de llevarse. De mayor fue banquero.

El pocero

Pasó toda su vida pensando profundamente…

La ficha

Continuamente la sacaban de sus casillas…

Relación familia escuela

La mamá: … y se casó con el gatito.

El niño: No, mi seño dice que …

La mamá: ¡Que no!… Se casó con el gatito.

El niño odió los cuentos durante toda su vida.

Artículo

La.

Coherencia 1

Nunca se acordaba de tomarse la pastilla para la memoria.

Coherencia 2

Se asomó para ver la estrella fugaz, pero sólo la pudo observar un instante.

Coherencia 3

Aquella niña iba despacio al colegio porque llevaba un caracol en la mano.

Coherencia 4

Atraco

Una vez desplumaron a un indio.

Coherencia 5

Hermohoso es el moho muy hermoso.

Sin beca

Era pobre: aprendió a leer en una sopa de letras.

Consuelo (del anterior)

Al menos tenía una sopa que llevarse a la boca.

El imperdible

Siempre aparecía en cualquier rincón.

Fuerza

Lo que le hacía volver al lupanar era la fuerza centríputa.

Le llamaban bumerán

Siempre que se iba, volvía.

No avanzaba

Vivía anclado en el pasado.

Despido

Despidieron al pastor; siempre se dormía al contar las ovejas.

Aprendizaje

Tenía una voz muy grave; aprendió a hablar en una uvi.

Paradoja

Tardó doce años en ver una estrella fugaz.

El móvil

Tenía una llamada perdida… y no la encontraba.

Gusto

El fruto preferido de los detectives son los pistachos.

Advertencia

El maître advirtió: estas setas están de muerte.

Todos los comensales murieron.

Vida interior

Poseía una riquísima vida interior… pero no le daba para pagar la hipoteca.

Problema

Jamás tuvo dulces sueños… era diabético.

Asesino

Pasaba el tiempo matando el rato.

Incomprensión

Por más que leía, no entendía nada. Estaba escrito a medias tintas.

Interés

Aquel banquero, cuando le hablaban, siempre escuchaba con mucho interés.

La velada

– No se hable más – dijo él -; y pasaron la velada en silencio.

¡Ah!

Pasó la vida en un suspiro.

Como la vida misma

Es curioso, el rey Arturo se empeñaba en la mesa redonda, cuando todas las cabezas eran cuadradas.

Mimetismo

Se miraba constantemente en su selfi, y no acertaba a comprender cuál de las dos era su imagen.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse