PREGÓN TAURINO

0
78

Uno del pueblo.

En el incomparable y apropiado marco del ruedo de la Plaza de Toros, tuvo lugar el Pregón Taurino que desde hace cinco temporadas organiza la Peña Taurina Daimieleña. El “diestro” encargado para tan relevante “faena”, aún convaleciente de la “cogida” inferida por el toro de la vida, hizo un esfuerzo para “lidiar”, desde su experiencia y amor a la tauromaquia, el compromiso encomendado por sus compañeros de “cuadrilla” ,mentores todos ellos de la Taurina Daimieleña. El “torero” no fue otro que el daimieleño Paco Moreno, uno de los fundadores, hace treinta y seis años, de la popular Peña de Daimiel.

Y salió bien el “maestro”, sin “escurrir el bulto” en ningún momento, no dio la “espantá”, al contrario, una vez “cuadrao” en el ruedo, prescindió de “ayudas”, “dejadme solo”…

Fue emotivo su pregón ante un “tendido” bien poblado de aficionados. Mensaje “con empaque”, fraccionado en cuatro fases, como la “lidia”. La primera de ella fue dedicada a su momento actual, en fase de recuperación de la grave “cornada”, con importantes “destrozos” en zona cardíaca, sintiéndose dichoso al “reaparecer” en este “ruedo”, “creciéndose al castigo” y “cargando la suerte” al relatar su “revolcón”, con visita incluida al reino de los cielos, pero sin “rematar” su entrada en la gloria celestial de los “toreros”, no se lo permitió San Pedro ni su “cuadrilla de subalternos”. En la segunda fase de la ”faena”, se “empleó” realizando un “paseíllo” por la dilatada historia de la Peña Taurina, “bregando” con detalles, hechos y anecdotario acontecido en tantos años atrás, “cargando la suerte” de nuevo en las personas dirigentes en diversos ciclos, sobre todo en los socios componentes de la entidad. “Cambió de tercio” ocupándose en tercer lugar de la actual temporada, mencionando a Pablo Aguado y a Ferrera en las emocionantes y sinceras “faenas” en Sevilla y Madrid respectivamente, en dos tardes emocionantes para él. Consideró Moreno que ahora más que nunca hay que continuar “bregando” y poniendo en valor la tauromaquia, más viva que nunca. “Remató” la “lidia” al relacionar la Fiesta Nacional con el mundo de la cultura, citando poetas, literatos, músicos o cantantes, que en toda época pregonaron a los cuatro vientos el indiscutible arte del toreo.

Tuvo “duende” su actuación, “embraguetándose” en su discurso y dando tiempo a sí mismo para enjuagar el gaznate entre “tanda y tanda” y de nuevo volver a “cuadrar”. Tuvo “casta” Paco Moreno, “armando el taco” con emoción y sensibilidad en algunos momentos de la “lidia”. “Paró los pies” a los antis, desde la consideración y el respeto. Como “no hay buen diestro sin banderilleros”, agradeció a todos sus compañeros de Junta la labor desarrollada en tantos años y el especial apoyo a su persona para esta “encerrona” tan singular en su vida. “Dio la puntilla” a su faena con sentidos vivas a la tauromaquia, a su Plaza de Toros, aficionados y a todo el pueblo de Daimiel.

Aníbal Ruiz compartió “paseíllo” con Paco Moreno, al dedicar la Taurina Daimieleña en este año su tradicional revista de Toros al torero alcazareño, remarcando en portada la capacidad, valor y entrega del espada manchego, quien describió el coso daimieleño como “plaza muy especial para mí”, recordando al célebre “Koyak”, su gran amigo de Daimiel que ya no está entre nosotros. Paco Córdoba se encargó de la presentación de la revista, interviniendo por otro lado Javi Romero, directivo, quien glosó acerca de la figura del pregonero.

Rodríguez Soto, el Presidente, agradeció al pregonero el esfuerzo realizado para este evento, así como al Ayuntamiento las ayudas dispensadas a la institución que preside y el compromiso del Consistorio con la Fiesta Nacional. El Alcalde, componente también de este “paseíllo” nocturno, defendió la tauromaquia como fuente de cultura, animando a la afición para asistir presencialmente a la corrida de feria de este año, donde a buen seguro “se vivirá una gran tarde de toros”. Y así terminó el pregón. Marga Velázquez, Directora de Radio Daimiel, ”templó y mandó” desde los micrófonos, dirigiendo y presentando el acto con su habitual frescura y donaire.  Qué monilla.

Desde Daimiel al día, lanzamos un mensaje diáfano y claro: ¡¡Hay que ir a los toros!! ¡¡Música, maestro…!!

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado