EL TRASLADO

0
36

Son muchos los daimieleños que profesan devoción a su patrona. Los traslados cíclicos del Santuario a las Parroquias de Daimiel, congregan a muchos devotos en su peculiar recorrido, alcanzándose el punto álgido en la Ermita de los Padres Pasionistas, El Cristo, lugar de recibimiento y bienvenida a la Virgen de las Cruces en cada ocasión, que aunque parezca que siempre es igual, sin duda es diferente en cada fecha y momento.

Hemos cambiado impresiones con los mozos, que a base de relevos organizados trasladan a su Patrona y todos coinciden en el alto grado de emoción y sentimiento, sin más explicación que la fe, que les impulsa y da alas para el tradicional y respetuosos recorrido, descansos incluidos. Los porteadores, mozos de variadas edades, se dejan aconsejar por los más veteranos, que marcan el ritmo a la carrera desde la prudencia, pero manteniendo un paso veloz para el que hay que estar preparado. Los veteranos Raúl, Juan Ángel, Joaquín, Jesús (Venenillo)…etc., preparan con mucho orden la cuestión de los relevos para que todo salga bien.

Sobre las nueve de la mañana, la Virgen de las Cruces, llega a la Cruz de los Pajes, ahora ya bien acompañada de daimieleños que salen a recibirla con ilusión y alegría palpablemente reflejadas en sus rostros. La Banda Municipal de Música, en esta ocasión sin uniformar, marca al ritmo de sus marchas procesionales el camino desde la Cruz de los Pajes hacia el pórtico de la Ermita del Cristo de la Luz.

Estampas daimieleñas de siempre se vuelven a observar en una auténtica explosión popular de pasión hacia la Patrona en plena ola de calor. Parejas de personas mayores cogidos del bracete, algunas sillas de ruedas, peticiones y promesas, niños, jóvenes, edades medianas, pareja de recién casados con traje de novia incluidos, una verdadera comitiva popular organizada sobre la marcha en torno a la Virgen de las Cruces. Sentimiento natural con sentida emoción al escucharse en tan luminosa mañana los acordes del himno de la Patrona de Daimiel entre vítores y aplausos interminables del personal. ¡Esto es nuestro pueblo! ¡Viva la Virgen de las Cruces! ¡Viva la Patrona de Daimiel!

Enhorabuena a la Hermandad. Es importante conservar las tradiciones.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado