CRUZ DE MAYO EN COMUNIDAD

1

289

Fotografías: Eva Jiménez Loro y Uno del Pueblo.

Aunque la sociedad tiende a ser cada vez más laica, hay tradiciones y costumbres que lejos de perderse están tomando impulso de nuevo, reafirmándose en muchas poblaciones de nuestra región. Cruces de Mayo, Mayos manchegos, arraigados en nuestro pueblo, desde nuestros ancestros y confirmados a día de hoy, cobran vida cada año con la entrada de la primavera. Nuestra sociedad no deja perder el costumbrismo religioso de la Cruz de Mayo.

La Asociación Folklórica Virgen de las Cruces, se erige en Daimiel como institución que continúa poniendo en valor nuestras tradiciones, folklore incluido, influyendo decisivamente en esta labor. Junto a distintas hermandades, asociaciones y particulares, elaboran Cruces en rincones de vía pública, sedes, viviendas o comunidades, manteniendo viva esta celebración.

Y es precisamente una comunidad quien ha llamado nuestra atención en este año, en el que se suavizan normas sanitarias, y aún sin dejarlas de lejos, nos permitimos evocar el sentido histórico – religioso con acercamientos prudentes que nos vinculan de modo más tangible en las Cruces de Mayo en Daimiel.

Este es el caso de la Comunidad de Vecinos en la calle Alfonso XII, 2, en las cercanías a San Pedro.

Todos los vecinos, con muchos años de convivencia en el portal, son partícipes de este sentimiento, siendo ya once los años consecutivos empeñados en esta devoción. Bajo los auspicios de Francisco Garzas González de la Aleja y Conchi Sánchez – Bermejo, residentes en el inmueble, la Cruz de este Mayo se ofrenda a todos los enfermos, Cruz cargada de simbología en el mes de María, imagen del sufrimiento al pie de la Cruz, María siempre presente en el dolor.

Dos rosas amarillas acompañan la imagen del portal, representando las dos rosas de oro a pies de la Virgen de Lourdes en la peregrinada gruta francesa, evocación mariana y motivo inspirador de esta Cruz de Mayo comunitaria. La fuente de agua, a donde se dirigen los peregrinos en busca de salud física y espiritual, también se representa de modo simbólico. La Cruz, emblema significativo de este arraigo cristiano, está bendecida por un sacerdote, para ahuyentar con más fuerza al enemigo, protegiendo a los miembros de esa comunidad. “No es normal ver algo tan hermoso de la Virgen en una Comunidad de Vecinos”, es frase escrita por un sacerdote mariano ante la contemplación de este monumento en una Comunidad vecinal de Daimiel, Padre Juan Carlos, ausente de nuestra población pero con estrechos lazos con daimieleños.

Durante esta pandemia, el Papa Francisco pide la oración a la Virgen –“salud a los enfermos”-. La Cruz de Mayo de estos vecinos invoca a la Virgen de Lourdes mediante esta representación mariana, Cruz de Mayo que durante todo el mes de María podrá ser contemplada cada tarde, tras la misa de San Pedro.

María, siempre presente en esta Cruz en Comunidad.

Compartir.

Sobre el autor

1 comentario

Déjanos un comentario, no hay que registrarse