CARLOS ARANDA ANUNCIADO EN FRANCIA

0

230

Uno del pueblo

El olor a los toros ya se va respirando. El ambiente se va animando y ya son varias las plazas que han abierto sus puertas, con aforos limitados pero con la verdad del toro y el torero en el ruedo. Tres cadenas autonómicas se trasladaron a Sanlúcar de Barrameda para llevar imágenes de una gran corrida que a fe que lo fue, con cartel de lujo conformado por Ponce, El Cordobés y Emilio de Justo. Y los aficionados, disfrutamos. Se echaba de menos la emoción de los toros, con ese sabor peculiar que nos transmite la tauromaquia a quienes la sentimos. De Justo nos hizo vibrar, Ponce nos deleitó y El Cordobés caldeó el ambiente. Hubo de todo y bueno. Cuánto se añora la fiesta nacional…

Y aquí al lado, en la vecina Bolaños de Calatrava, también hubo festejo, con presencia de cámaras de Castilla la Mancha Media, que ampliaron por las ondas el aforo limitado por el bicho. Y a la semana siguiente los vecinos de Torralba acogen nueva corrida, a buen seguro también con televisión…, esto se va moviendo, ya suenan clarines y timbales, como debe ser.

Y en lo concerniente a Daimiel, aguardamos impacientes algo para comentar, a sabiendas de los buenos deseos del último empresario respecto a nuestra legendaria Plaza. Ojalá en Septiembre volvamos a los tendidos de la Plaza del Carmen.

Pero sí tenemos noticias confirmadas respecto a nuestro novillero, anunciado en firme en la plaza de Vic,  en Francia, en una de las ferias más importantes del país galo. La “Pamplona francesa” es el símil con que se reconoce en el mundo del toro a la feria de Vic, donde Carlos Aranda, el 10 de Julio, habrá de vérselas con una novillada muy dura, propia de dicho ruedo, donde se lidia el toro – toro por quienes aceptan hacerles frente. Pues a los novillos de Raso de Portillo, ganadería más antigua de España, de encaste fundacional y siempre presente en las ferias consideradas duras de Francia, habrá de lidiar el novillero de Daimiel, en un reto de mucha bragueta frente a bravos, duros y encastados animales de incomparable dureza, pero transmisores de pureza y emoción.

Dentro de las limitaciones que nos marcan los tiempos, se adivina buen futuro para Aranda. El tiempo nos lo irá confirmando, mientras Carlos Aranda se prepara a conciencia a la espera de nuevas contrataciones. ¡SUERTE CARLOS!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse