FOLKLORE Y TRADICIÓN

0

210

                                    

Folklore y tradición siempre van de la mano y eso es algo que la Asociación Folklórica “Virgen de las Cruces” respeta y valora. La palabra Folklore tiene un significado muy amplio y engloba muchos sentimientos, recuerdos y defensa por lo autóctono de cada lugar, haciendo el término referencia al conjunto de las creencias, prácticas y costumbres que son tradicionales de un pueblo o cultura.

En Daimiel la tradición más arraigada para jóvenes y menos jóvenes es su Semana Santa, catalogada como de Interés Turístico Regional desde el año 2002. El miércoles de ceniza comienza todo un ritual y una larga espera de cuarenta días para vivir la Semana grande de Daimiel. Ese miércoles, donde se nos glorifica con la ceniza que se obtiene de la incineración de los ramos bendecidos en el Domingo de Ramos del año anterior, coincide con el satírico entierro de la sardina que pone punto y final al carnaval daimieleño y con la presentación del libro de la Semana Santa de nuestro pueblo.

Este último evento es un momento muy esperado por los daimieleños y daimieleñas, pues esa misma noche se da a conocer la imagen que será la portada del libro anunciador de los actos preparados para toda la Cuaresma y Semana de Pasión y recorrerá redes sociales, prensa, móviles, escaparates y viajará por todo el mundo hasta llegar a nuestros paisanos ausentes. La presentación de la portada y el libro de la Semana Santa daimieleña se ha convertido en una cita obligada y una costumbre para todos aquellos que ya cuentan los días que restan para vivir y celebrar un Viernes Santo más.

La Asociación Folklórica “Virgen de las Cruces” vive también esta tradición y la conecta con otras antiguas tradiciones populares como son el Baile de Ánimas, que se representa dos semanas antes del inicio de la Cuaresma, y el canto de los Mayos y la elaboración de las Cruces de Mayo cuando la Semana Santa llega a su fin.

Con ilusión se rescatan de los armarios las túnicas de los nazarenos, los capillos, escapularios, cordones, guantes y coronas de espinas. Las hermandades dan sus últimos retoques a los trabajos realizados durante todo el año, las imágenes se preparan con mimo para procesionar por los diferentes itinerarios y las madrinas acomodan sus mantillas de luto. Tronos, flores, velas, música nazarena, rezos, incienso, charlas cuaresmales y sin darnos cuenta, llega el alegre y reluciente Domingo de Ramos acompañando todo un pueblo a Jesús en su borriquilla con palmas y ramas de olivo.

Alcanzamos la semana de volver al pueblo, de retomar la tradición, de recordar cómo vivíamos la Semana Santa con nuestros abuelos, con nuestros padres y para los más jóvenes llega la semana de construir esos recuerdos que nunca se olvidarán. La devoción o la tradición harán que cada vecino y vecina de Daimiel salga a la calle en estos días con ganas de dejarse llevar y sentir.

El arte, del que bien puede presumir Daimiel, sale a la calle y ya serán las emociones las que empiecen a hacer su trabajo, emociones que con el paso de los años volverán a nuestra cabeza perpetuando aquellas Semanas Santas. Será por este motivo, por lo que es tan importante respetar, defender, velar e incluso hacer evolucionar nuestras tradiciones adaptándolas a todos los tiempos sin perder su esencia ni sus orígenes. Quizás sea esto lo que el Folklore respeta e intenta transmitir a toda la ciudadanía en general, la defensa y el cuidado de lo nuestro procurando adaptarlo a nuestros tiempos sin perder su identidad.

La gastronomía también está recogida dentro de la palabra folklore y en Semana Santa podemos degustar de unos platos consistentes, probablemente heredados de otros tiempos donde las gentes del campo los elaboraban con pocos recursos. Tanto el miércoles de ceniza como cada viernes de Cuaresma, los más sentimentales guardan la costumbre de “comer de vigilia” o “ayunar”, tradición que la Iglesia asocia al viernes, día en que Cristo muere en la Cruz. El ayuno consiste en no comer carne y hacer penitencia ya que en otros tiempos la carne era considerada como un manjar. Hoy en día no ocurre como en el pasado, pero la tradición permanece.

En las cocinas daimieleñas se elaboran durante los días de Cuaresma platos como el escabeche, el potaje de garbanzos o de vigilia y el bacalao con tomate. Los postres típicos de estas semanas son el arroz con leche y las esperadas torrijas y entre los dulces que asociamos a estas fechas tenemos las rosquillas, las roscautrera, los barquillos y las flores, dulces que años atrás se elaboraban en familia.

Cuando todo termina y sin darnos cuenta pasamos del Domingo de Ramos al Domingo de Resurrección, la Asociación Folklórica “Virgen de las Cruces” se pone a trabajar para no dejar descansar la tradición. Los Mayos, la preparación de las Cruces de Mayo, la música tradicional, la venida de la patrona que da nombre a nuestro grupo. Entre rondeñas, fandangos, jotas y seguidillas pasaremos el verano, el comienzo de las clases de la Escuela Local de Folklore, los villancicos por Navidad y de pronto, el Baile de Ánimas y así llegaremos a una nueva Semana Santa, una semana en la que el pueblo se llena de daimieleños de aquí y de allí, daimieleños que crean o no, llevan una estampa de su Jesús Nazareno en la cartera y daimieleños que se emocionaran con las primeras notas del niño perdido en cada amanecer del viernes santo.

Las vivencias de estos días de preparativos, de silencio, de recogimiento, de viacrucis, de reencuentros, de saludos y de recuerdos depende de cada cual. Son infinitas las formas de vivir cada situación, cada procesión y cada Semana de Pasión, siendo algunas de estas formas heredadas y otras creadas pero igual de respetadas.

Daimiel y su semana grande pondrán el escenario para acoger a sus vecinos y visitantes atraídos por una de las pocas Semanas Santas cronológica que cuenta con una imaginería de gran valor. Nueve hermandades se afanarán por seguir potenciando lo nuestro y poniendo en valor nuestro patrimonio cultural al igual que hace a diario nuestra Asociación.

Desde la Asociación Folklórica “Virgen de las Cruces” les deseamos que disfruten de una intensa Semana Santa de tradición y de acercamiento a nuestra cultura popular.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse