¡LOS REYES MAGOS EN DAIMIEL!

0

106

Uno del pueblo

¡Pero cuanto disfrutamos los niños de Daimiel la tarde-noche de la Cabalgata de Reyes!

Resulta que por lo de la pandemia, no se acercaron los Reyes al Ayuntamiento, para evitar la aglomeración de niños en la Plaza, pero ¿ que hicieron los Reyes? … pues ir por todos los barrios del pueblo a vernos a todicos. Amos, qué bien que estuvo la Cabalgata de la Pandemia, si dan ganas de decirle a los Reyes  que repitan el recorrido cuando ya estemos bien…

Los niños nos lo pasamos pipa, y anda que no hacía frío, pero dices qué, la Cabalgata con Sus Majestades en carruajes de caballos, que a veces hasta volaban, nos trajeron regalo a todicos, algunos niños hasta entregamos la carta en mano a Melchor, qué monillo, Gaspar, qué artista y Baltasar, como siempre el más deseado… bendito, bendito, bendito,  que bien estuvo la Cabalgata.

A medida que caía la noche relucían más las estelas luminosas que iluminaban los carruajes llegados desde Oriente. Los pajes, conductores de las egregias carrozas que transportaban a los ilustres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, anda que conducían mal los carromatos, con juguetes que rebosaban el carruaje del final…

Los niños con nuestros papis, nos arremolinábamos a lo largo del trayecto por todo Daimiel, pero como es tan grande nuestro pueblo, pues no nos juntábamos muchos, como debe ser, asique estábamos todos los niños con todos nuestros papis, pero muy esparcíos…, vamos, que la Cabalgata fue una bendición, se aguantó el frío y todos tan contentos…

Y aguantaron también el frio los Reyes Magos y su séquito, que trajeron regalos y juguetes para todos los peques, por mínimo que fuera. Como son más Magos que  Reyes, atendieron las peticiones de todos nosotros, mientras muchos abuelos cuidaban de los camellos en el Pabellón Ferial, donde Sus Majestades fueron recibidos por las autoridades.

Optimistas y simpáticos saludos de los Reyes de Oriente desde sus carruajes. No hubo caramelos, según normas sanitarias, pero se recorrieron las mayores zonas posibles, repartiendo ilusión, felicidad y deseos de la tan ansiada normalidad.

Tres horas y pico de recorrido alegre, cargado de fantasía, que sustituyó a la Cabalgata Tradicional , pero que colmó la ilusión de todos nosotros los niños de Daimiel que confiamos y creemos en la magia de la tarde-noche de Reyes.

Concejalía de Festejos y Peña Equina organizaron el mágico tinglado, con la animosa Lourdes ambientando desde el inicio de la comitiva, junto a pajes, colaboradores, abanderados y personal de limpieza.

Recuerdo especial en este año a las personas mayores y a quienes disfrutaron de esta cabalgata peculiar desde lo más alto, allá arriba, animándonos a niños, papis y abuelis para que esta celebración no decaiga, generación tras generación, haciendo posible el encanto de camellos, carruajes, caballos, pajes y Reyes Magos, cargados de regalos, ilusión, esperanza y responsabilidad.

¡Que vivan los Reyes Magos!

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse