EL PAN NUESTRO DE CADA DIA….

0

431

…. Nos lo sirve hoy con profesionalidad, amabilidad y simpatía una panificadora con sabor manchego que también transmite a sus productos. La seriedad, honradez y eficacia de esta antigua tahona, reconvertida a través de más de un siglo en una moderna fábrica donde se elabora pan, goza de nombre y prestigio en casi toda la comarca.

Panadería, Pastelería Goncaher, S.L., propiedad de González-Carrasco Hermanos, conforma a día de hoy una instalación industrial dotada de la más avanzada tecnología, capaz de elaborar día a día todos los productos clásicos de la firma, originarios de la antigua empresa familiar denominada Gonca.

Propietarios de su propia marca, los actuales dirigentes, a su vez empleados en distintas secciones de la sociedad, constituyen la quinta generación de artesanos panaderos, muy reconocidos en Ciudad Real, Daimiel, Carrión, Almagro, Miguelturra, La Poblachuela, Bolaños, delegaciones volantes…, y , por supuesto, Torralba de Calatrava, cuna de la legendaria panadería concebida por la bisabuela Brígida, la abuela Tomasa, el abuelo Ambrosio, el abuelo Eustaqiuo (vivito, coleando y “orientando ” todavía), y los actuales dirigentes, los hermanos Eustaquio, María y Miguel. Casi ciento cincuenta años contemplan el devenir y evolución de esta singular familia.

Fabricar pan es mantener una cultura de la que todos somos parte, más allá del alimento básico que con todo marida. El que más y el que menos, consume pan en sus distintas variedades.

El pan blanco, junto al moreno, viena, chapata, baguette, barra rústica…., se combinan con productos de repostería, confitería o pastelería, desde la clásica magdalena hasta las pastas de huevo, resequillas, cortadillos, pastas de maquinilla, sobaos, empringadillas, pastelería en general, tartas de encargo…, todo elaborado desde la artesanía particular de Goncaher, clan histórico en el sector del pan, amasando durante cinco generaciones.

No es común mantener nombre y productos durante cerca de siglo y medio, desde el siglo diecinueve, y en la actualidad continuar aumentando productos y mercado.

Manos blancas, entre trigos y levaduras, carro bandejero, vitrina expositora, amasadora, horno, mesas enharinadas…, y doce personas que hacen de su oficio un arte, con olor singular y reconocible cada mañana al despertar, el pan nuestro de cada día…, y todo recién horneado.

Pulcras medidas higiénicas las que se aplican en las instalaciones de esta legendaria empresa panadera, autóctonos de Torralba y con sello inconfundible en Daimiel. Buen feeling el de estos panaderos míticos, con reconocimiento en la provincia y especialmente en nuestra ciudad, con particular identificación y aprecio hacia el abuelo Eustaquio, de pantalón vaquero y camisa de cuadros, carácter jovial con jubilación obligada, aunque con el rabillo del ojo pendiente de la bien asimilada tradición laboral y el deseo de continuidad de la saga familiar. Hermano de la Virgen de las Cruces, recibió además la medalla de oro del Cristo del Consuelo. Daimieleño de adopción.

Se nos ha hecho la boca agua al escribir y redactar este reportaje, de sentido homenaje, consideración y respeto para esta dinastía familiar dedicada a la elaboración de un producto básico en la alimentación de generaciones de manchegos, que seguimos consumiendo pan y cochura con sello propio, fórmulas y recetas que van en sangre, transmisión directa de padres a hijos. La masa madre natural, piedra filosofal de esta empresa, garantiza sus productos bandera, con sabor y con solera.

Una tradición histórica en vanguardia.

Goncaher se nos antoja empresa panadera paradigma y ejemplo para jóvenes que se inicien en el sector. Referente histórico en el gremio, la continuidad está asegurada por parte de González-Carrasco Hermanos. Seamos justos: al pan, pan.

Goncaher

Polígono La vega

C/ Zacatena, parcela 50

TORRALBA DE CALATRAVA

926 810 229

goncaher@hotmail.com

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse