GUARRERIAS

4

216

Uno del pueblo.

Y nos dieron las once, las doce y la una, y hasta la una y media o más, y el personal continuaba depositando bolsas de basura, simbolizando con ello el rechazo mayoritario a la implantación de una macrogranja de cerdos en las cercanías de Daimiel. Esto ocurría en la Plaza de España el domingo seis de septiembre. Y como aún resuenan por nuestros oídos los pasodobles no escuchados en la feria que no fué, puesto que estamos en la postferia de la no feria, recordamos títulos como “Camino de rosas”, que deja buen aroma, “El gato montés”, que evoca naturaleza y ecología, “Suspiros de España”, que nos insufla olores patrios, “La gracia de Dios”, que nos permite mantener despierto y ojo avizor el sentido del olfato, “Plaza de España” que nos ubica justo en el lugar, “Pinturerías” “Alegrías”, “Churumbelerías”…, y “Guarrerías”, éste último producto de mi trastornada mente, pero que nos sirve para el título de este articulo, serio y con pretensiones de apoyar la defensa ante la posible monstruosidad de imponer una industria de guarros en el área próxima del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, paradigma de Naturaleza, Ecosistema, Medio Ambiente, Habitat,… en qué quedamos….?

En esta segunda concentración cívica de protesta en menos de un mes, hubo buen rollo, buen ambiente, seriedad e ideas claras en los presentes, muy sensibilizados en esta lucha afín además con nuestro recurso natural, el agua, tan exígua hogaño, y que se podría ver afectada por contaminaciones industriales un poco guarras, agua para agricultores, agua para el consumo del personal, agua que aún escasearía más….

Las alegóricas bolsas de basura eran todo un mensaje de repulsión hacia los pobrecicos guarros, a ver qué culpa tendrán ellos. “Somos daimieleños, no cerdeños,” que nada tiene que ver con la isla italiana. “De Daimiel, somos de Daimiel, pueblo de gorrinos no queremos ser”, rezaba otra misiva en una de los cientos de bolsas de basura colocados en ordenada y hasta vistosa exposición sobre las pacientes baldosas de nuestra Plaza, que todo lo aguantan. Entremedias algún cubo de zinc con agua cristalina, por si mismo significando sin palabras la pureza sin contaminación, nos remitía al preciado líquido de Daimiel, otrora oasis de la Mancha. “Las macropocilgas contaminan el agua”, advertía el mensaje de la bolsa de al lado….

Los intereses comerciales se apoyan en la legalidad para sacar adelante proyectos. El pueblo, en su sana defensa, pretende con estas manifestaciones, también legales, encontrar camino lícito para evitar más inconvenientes de este tipo que afectarían a la gran población daimieleña. “Piensa por ti mismo, lo que es justo y lo que no lo es, aunque sea legal”, pregonaba otro slogan adosado a su bolsa negra. “Dinero para pocos, purines para nosotros”, “Por un Daimiel sin ganadería industrial”, “Por nuestra salud y nuestro bien, no más mierda para Daimiel”, no sé si me explico…

Tal vez hubiera sido más concluyente una superior presencia de daimieleños en el espacio central de la Plaza Mayor de Daimiel, pero si como nuestra basta un botón, allí se congregaron cientos de botones en forma de bolsas de basura, simuladamente repletas, cada una con su mensaje en contra del establecimiento legal de una macrogranja de guarros en Daimiel, con presencia además de una mayoría consistorial, cuya asistencia fue considerada.

Guarrerías que hay que evitar, si o si. El dictámen de la sensatez y el sentido común, así nos lo indican. No queremos ser ciudadanos malolientes, seamos pues negacionistas, ahora que está de moda la palabreja, ante este amenazante proyecto. Ya estamos bien servidos de malos olores. Más no, por favor…

“Soy del pueblo de las brujas, no de los guarros”, divulgaba otro cartel entre el amplio repertorio de recados directos adosados a las bolsas de basura.-

Mañana guarra, en día espléndido, con “mani” contra los guarros. Guarrería bien sonada, pero sin gruñidos. De nuevo la plataforma Stop Macrogranjas Daimiel triunfaba en su convocatoria. Y no teniendo más que añadir, se despide éste que lo es, uno del pueblo.

Compartir.

Sobre el autor

4 comentarios

  1. Creo que el término de Daimiel linda con nueve términos, espero no tener problemas con ellos por este tema como los de Quintanar del Rey.

Déjanos un comentario, no hay que registrarse