¡ QUE LASTIMA, COÑO ¡

0

200

Uno del pueblo.

La generación actual al menos, no sabemos lo que es ni significa la anulación oficial de las Ferias y Fiestas  de nuestro pueblo. Nos ponemos en el papel del actual señor Alcalde para anunciar, tras consenso consistorial, la supresión de la feria. Amos, no me fastidies, -no me jodas-, tener que hacer saber que no va a haber feria en Daimiel por las circunstancias que todos sabemos y padecemos…

¿Será posible la que nos está tocando vivir…? Que por el puto covid nos quedemos sin el jolgorio natural y normal de nuestras gentes por estas fechas…, amos, amos y amos, pero a ver qué hacemos… y sin soluciooón… Que sea lo que Dios quiera, lo que hace falta es que “haiga salú”…, y el año que viene con ánimos y fuerzas redobladas, a montar de nuevo el “tinglao,” para que no falte de “ná…” A estas alturas de últimos de Agosto, ya deberíamos estar discutiendo en tascas, bares y centros sociales acerca de los conciertos en el Auditorio de Daimiel, con figuras de primer orden contratadas e índice de audiencia y presencia…, deberíamos también discutir en los mismo lugares acerca del cartel de toros, pero con más fuerza todavía, los taurinos somos así, vociferando a los cuatro vientos la composición del cartel de toreros y ganadería, si va a ir gente o no, si van a protestar los antis y en qué medida van a influir, si “Placi” Presidente – gran aficionado y buen conocedor del ambiente,- va a ser comedido y acertado con los pañuelos, si la Banda de Música va a interpretar los pasodobles elegidos por el gran Pedro Sánchez- Valdepeñas Pozo como nos gusta a los veteranos aficionados…, y ya no digamos del desfile suntuoso por las principales calle de Daimiel de la imágen de la Santísima Virgen de las Cruces, Nuestra Patrona, entre el fervor y la emoción de miles de daimieleños cortejando su paso, con gentes del lugar y daimieleños ausentes que, año tras año, no se pierden este acontecimiento. Desde Cataluña, Andalucía, Levante, País Vasco, Cantabria, de Madrid para qué decir,…, en fin, momentos estelares para muchos daimieleños, condensados en nuestra semana de feria, con sus cabezudos, gigantes, tómbolas, tallos con chocolate, cortejo procesional con Reina y Damas, tren de la bruja, coches eléctricos, chozos, chorizos, sardinas, berenjenas, puestos de juguetes, ambiente en el ferial, mezcla de ruidos variados con olés y vítores de salida a hombros, bullicio, jolgorio, vida, ilusión, niñez concentrada en todo lo que se menea…, calma, paz, tranquilidad, felicidad, aunque externamente parezca lo contrario…., el fondo es de plena felicidad.

Pues el año que viene si Dios quiere, y aunque no lo parezca, volveremos a revivir este ambiente, con esta celebración. Vibraremos con los olés de la Plaza de Toros, bocadillo al 3º toro y trago vino, con berenjena de orza a la salida, con el culo “p´atrás”, bilbaínas de la feria en los chozos con su picantillo, que saben distinto…, nos emocionaremos con las marchas del gran Pedro ensalzando el paso de Nuestra Virgen, y los feriantes continuarán manteniendo sus empresas de diversión y asueto viajando de lugar en lugar encendiendo la ilusión en niños y mayores, que nunca dejamos de ser infantes en estas fechas…

Este año no puede ser…, pero el próximo volveremos a lo nuestro, lo habitual. Las peñas, la Carpa de La Plaza, las múltiples actividades de cada asociación clásica de Daimiel, saldrán a la palestra con la fuerza de siempre, unida a la almacenada en este puto año de la pandemia en el que hubo que aceptar a regañadientes las normas sanitarias por el bien de la sociedad. ¡Pero que mal sienta, coño!

Auditorio, Plaza y Parterre, puestos de algodón dulce y berenjenas de Almagro, calles cortadas al tráfico camino del recinto ferial, plenas de personal chucho, cada cual con su retranca, jóvenes , mayores, luz, color y alegría de siempre, niños, niños y más niños , olor a tallos al entrar al Parque, Plaza de Toros Monumental de Daimiel, Teatro Ayala con el “no hay billetes” ante la representación de obras de alto contenido cultural y escénico con prestigiosos actuantes,…, entremedias posibles salidas al entorno natural, patrimonial y turístico de nuestra ciudad…, cagüenlá, que hogaño se ha jodío…, nuestro gran cinema que resurge y retroalimenta con la cada vez más culta población joven  y de mediana edad, el Daimiel RCF con sus partidos de pretemporada y presentación de nuevas ilusiones, el Club de Fútbol Sala y Baloncesto- de nuevo en la EBA, cagüenlamar, mala suerte, pero con próspero año nuevo, pasando por las limpias aguas del Club Natación, con protagonistas ya de nivel nacional,…, sin olvidarnos de visitas del gran trompeta internacional de Daimiel, Sr. Blanco, ni de Sobrino, Limones, Esthercilla, o Yoli Aguirre, los empresarios que potencian el Certámen de Pintura Al Aire libre, que tanto prestigio cultural aporta a nuestro pueblo…, hasta los “cobetes” del día de la inauguración aportan escalofrio emocional a quienes sentimos a Daimiel en sangre, y qué decir de El Pregonero, Izado de banderas, Chupinazo, La medalla de honor, La diana de la banda, Ajedrez, Ciclismo, Aeromodelismo, Brujas Festival, Rondallas de mayores, Vehículos clásicos, Quedada motera, Pesca deportiva, Caravana blanca, Alfombra floral, Dia de la cuerda, Fiesta banderita, Pasa calles ecuestre y de tractores, Salid que os de el aire, Tenis, Jotas manchegas, Atletismo, Tiro,…

Total, que no sé cómo terminar este texto, porque se me empañan los ojos…, pero ante todo, la casta, el coraje, el espíritu y el carácter daimieleño nos hará superar esta semana del 31 de Agosto al 5 de Septiembre, pensando que un año es sólo una unidad, eso pasa pronto…

(Trescientos sesenta y cinco días, no te jode….)

¡ Qué lástima, coño !

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse