JAIME GONZALEZ, FORMACION HUMANA A TRAVES DEL FUTBOL

0

594

Uno del pueblo.

La profesora, en el Colegio Calatrava solía llamarle la atención durante el recreo, porque nuestro protagonista no soltaba el balón en ningún momento, jugando siempre con los mayores, que eran los que “controlaban” el uso de las pistas de fútbol. Algunas personas que crecieron junto a él, me insisten en la obsesión por el balón de Jaime , quien ya desde muy pequeño apuntaba alto por sus buenas maneras en esto del fútbol. Y al llegar a casa, tras los deberes y el obligado refrigerio, de nuevo a practicar con el esférico, esta vez en el amplio estadio de la calle, con los vecinos del barrio. Desde los cuatro o cinco años Jaime González-Carrato Alegre, daimieleño de raíz, ha vivido con la ilusión permanente del deporte rey fijado en su cerebro.

Es mucha la experiencia adquirida por este futbolista de Daimiel en su dilatada carrera deportiva, que aún sigue ejerciendo. “Mí primer contrato con el Rayo Vallecano de Madrid , aún no se me ha olvidado; para mi significó algo así como si me hubiera tocado la lotería…” Era la época en la que Teresa Rivero comandaba la entidad deportiva madrileña, con la saga de los Ruiz Mateos y la poderosa Rumasa protegiendo en la sombra al histórico club de Madrid.

Hasta llegar a ese peldaño, Jaime González había destacado en las Escuelas Deportivas de Daimiel, donde un entrenador local, Quique, (Q.E.P.D.), influyó de modo muy notorio en su carrera. “Me dejó muy marcado, se preocupó mucho por mí, llevándome incluso a la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid para realizar pruebas,…”Se emociona Jaime cuando habla de Quique. Los juveniles del Alcázar, en la División de Honor de esa categoría, contaron en su equipo con nuestro prometedor centrocampista, dando el salto desde allí hasta el equipo de Vallecas. Con quince años ya entrenaba con la plantilla del primer equipo, cuajado de nombres ilustres que lo mantenían en divisiones superiores.

Tres años después, el Manzanares de Tercera División se hace con sus servicios y tras una gran temporada recala nuestro protagonista en el Fuenlabrada, ya en segunda b, realizando notables temporadas con el equipo fuenlabreño siempre puntero en su grupo, y Jaime González labrándose un buen porvenir deportivo durante el periodo de tres años defendiendo este club. En el antiguo Daimiel C.F. consigue el ascenso a la tercera categoría nacional, pasando seguidamente a engrosar las filas del Villarrobledo, desde donde ficha por el C.D. Villarrubia destacando en el medio campo durante cuatro temporadas. De nuevo el Villarrobledo se hace con sus servicios, consiguiendo el campeonato de liga con el equipo albaceteño. Regresa posteriormente al Villarrubia para, a renglón seguido, enfundarse la camiseta del C.D. Manchego y posteriormente la blanca del Daimiel RCF.

Centrocampista, mediapunta y a veces jugador en banda, derecha o izquierda, Jaime se forja entre cierta élite de futbolistas. Fernando Torres , Soldado, Portillo, Jurado, Juanfra, Trashorras, Diego López , Pier, Negredo, Moyá… han sido contrincantes o compañeros, con los que ha jugado partidos con asiduidad. ¡No está mal la pléyade de prestigiosos futbolistas entre los que ha competido o convivido el daimieleño Jaime González!.

Todos los entrenadores que me han dirigido han dejado poso en mí, desde el recordado Quique hasta Rimun, Nono, Paco Madrid, Román Cejudo…., aquí en Daimiel, pasando por Emilio Ferreras, Javier Bermúdez, Guillermo Alcázar, Félix Pérez, Tato…, en los diversos equipos que he tenido en mi carrera”.

Nos refiere Jaime la importancia que el fútbol ha tenido en su vida. “El fútbol me ha aportado cultura y educación allá por donde he ido, formándome y creciendo, casi sin darme cuenta, en valores deportivos y humanos, que han determinado mi personalidad y manera de entender la vida y el deporte”.

Gran lección la de nuestro paisano con estas palabras, auténtica vacuna, ahora que estamos en época de pandemia, contra la violencia que a veces brota en alocados ambientes futbolísticos y que salpica a parte de la sociedad.

Respetado por las lesiones, Jaime nos refiere la excepción de una tremenda fractura del húmero  izquierdo, que le mantuvo dos años en el dique seco, hasta una recuperación segura, tanto física como mental. Nos muestra la cicatriz, costurón de codo a hombro, que le ha dejado marca perdurable; quedamos sobrecogidos.

Trasladada la entrevista a su posible “alma de entrenador”, nos refiere el centrocampista sus pinitos con los cadetes del Daimiel hace varios años, “pero no era compatible con mi carrera en activo”. Respecto a la próxima temporada con el Daimiel RCF, comenta Jaime González” la ilusión de volver a competir con el equipo de mi pueblo, una vez que se aclare la incertidumbre provocada por la pandemia. La plantilla que se está completando con gran número de jugadores locales, veteranos y más jóvenes, nos da pie a confiar en cuajar una buena temporada, con ilusiones en un futuro posterior de poder aspirar a la Tercera División, categoría que por bagaje histórico le corresponde a nuestra ciudad. Sería una bonita manera de concluir mi carrera deportiva”.

Grata impresión la que nos deja este futbolista de Daimiel, agradecido al deporte de la pelota por su capacidad formativa en todos los aspectos de la vida. Compartimos sus principios, propios de un gran tipo. La formación humana a través del fútbol, queda demostrada con ejemplo de persona, conocida y reconocida, que marca con su conducta camino a seguir.

Jaime González, nuestro futbolista, claro ejemplo de ello.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse