SOCIABILIDAD ENTRE HIDALGOS

0

548

Uno del pueblo.

Escribir o hablar sobre la caza implica remontarnos a los orígenes del ser humano. En la península  ibérica, dadas sus características climáticas , la actividad cinegética se ha producido desde tiempos paleolíticos. A lo largo de la historia, el mundo del arte ha reflejado por medio de la pintura escenas habituales de caza en casi todo el territorio español. En la actualidad, España mantiene variedades únicas de caza menor . Y el cazador pone en marcha el mecanismo para cazar, “todo aquello que se hace antes y después de la muerte del animal” , en expresión del filósofo Ortega y Gasset.

Y todo ello reglado en los tiempos modernos con leyes muy estrictas, llegando incluso a ser lo suficientemente severas como para que el medioambiente no soporte perjuicios de los miles de cazadores federados. Más bien al contrario, estos amantes de la naturaleza practican este deporte con sentido , talento y procurando desde su afición influir positivamente en el “terreno de juego” , el campo, los inmensos cotos de caza que son tratados con pulcritud desde el cariño que se aplica a todo lo propio , “como si fuera nuestro”.

Así se manifestaba en conversación entre un grupo de cazadores daimieleños y quien ésto escribe, Juan Manuel Pozuelo Álvarez , Presidente de la Sociedad de Cazadores Los Hidalgos de Daimiel, club básico de caza fundado en 1975, con cuarenta y cinco años de actividad socializadora por parte de todos sus numerosos componentes , rozando en la actualizada la cifra de trecientos veinticinco, todos ellos federados. Victor González de la aleja, como vicepresidente, Joaquín García Fogeda, secretario  y Felipe López Andujar como tesorero ,  confirman la junta directiva junto a los vocales Federico Baeza Aguirre , Ismael Ruiz de Pascual,  Jesús Martín Portugués Alcázar y Fernando Burgos.

El apoyo de la Corporación Municipal hacia Los Hidalgos de Daimiel ha sido constante a lo largo de estos años, así como el de los agricultores que han cedido el espacio propicio para la práctica de esta actividad, campo de juego indispensable para la sociedad cazadora de Daimiel , que figura como segunda o tercera en cuanto a numero de asociados en la provincia de Ciudad Real , a su vez la primera provincia cinegética de España, a donde se desplazan cazadores de casi todas las regiones españolas y de todo el mundo, con lo que ello conlleva.

Deporte, reunión de amigos, gastronomía, sociabilidad , puestos de trabajo , ilusión… , son valores desarrollados en el mundo de la cacería ,  práctica conservacionista de la naturaleza, con numerosas licencias federativas, cercanas al millón , propio de los deportes de masas. Licencias federativas, cazadores federados que se autofinancia sin subvenciones estatales de ningún tipo, por el contrario contribuyendo con impuestos específicos del sector más los gastos  en equipaciones necesarias para esta práctica . Cultura histórica de nuestra nación, que genera miles de puestos de trabajo, derivados de las organizaciones, que como Los Hidalgos, dan sustento al sector. Argumentos medioambientales, económicos y sociales inciden por el ejercicio de la caza, por otro lado deporte y salud entre sus practicantes, además del orgullo derivado de la preservación de la fauna silvestre como el lince ibérico, la perdiz roja, la liebre…..

Los socios componentes de la Sociedad de Cazadores Los Hidalgos de Daimiel , contribuyen con su afición en la buena gestión apropiada para los ecosistemas, además de mantener especies animales imprescindibles para este deporte. Razas caninas determinadas, son compañeros permanentes y estables del cazador. Perros de razas cotizadas son protagonistas de las monterías junto a los batidores, resultando su función de ayuda imprescindible para las escopetas. Podencos, Galgos, Terrier, Bracos, Pointer, Setter inglés o irlandés, son atletas colaboradores en la jornada de montería tras el disparo de las modernas armas de caza, junto a reliquias del pasado, escopetas restauradas y convertidas en auténticas joyas de la montería, caprichos de coleccionistas. Jóvenes y más veteranos se entremezclan junto a un fogueado decano de más de noventa años.

En Daimiel, la Sociedad Los Hidalgos  congrega a múltiples cazadores imbuídos del “veneno” de este deporte, comandados por el popular Juanma Pozuelo, aficionado de postín y conocedor de las estructuras de esta pasión, con criterio claro y sabiendo de que va ésto. Cazar, arreglar las piezas cobradas, degustarlas en torno al fuego en el propio coto y fomentar la campechanía entre charlas, convivencia y buen ambiente , es lo que da sentido a este deporte, más allá de pegar tiros y adiós.  Sociedad de Cazadores Los Hidalgos de Daimiel, cuarenta y cinco años de civismo y sociabilidad.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse