SOLIDARIDAD Y GASTRONOMÍA CON MANOS UNIDAS

0

318

Qué ricas estuvieron las gachas, vive Dios. Unieron sus manos y su sapiencia gastronómica un grupo de daimieleños en pro de Manos Unidas, y dejaron un guiso de primera división a la hora del aperitivo en “cazoletillas” con medida ideal para degustar el popular guiso daimieleño. En la talega de recogida del donativo, se cosechó una buena cantidad, a euro la tirada, en beneficio de Manos Unidas Daimiel, dentro del proyecto de cooperación para ayudar a la prevención de la exclusión social de mujeres y niños en Nador, región de Marruecos próxima a Melilla. Este proyecto de desarrollo en la vecina nación, fue muy bien apoyado, de todo corazón, por los componentes del Grupo de Cocineros de San Isidro, prestos para ayudar con su colaboración altruista en beneficio de los demás, hecho muy repetido por estos populares cocineros con gran parte de las instituciones sociales de Daimiel.

Ajos, harina, sal, aceite de oliva, torreznillos y choricejos en cachejos pequeños, se preparaban desde bien temprano en mesa habilitada al lado del Ayuntamiento, mientras en una enorme sartén se iba calentando el aceite, al lado de los chorros que surtían de la fuente, animando con su alegre chapoteo a los guisanderos, pendientes de la lumbre hasta lograr la brasa idónea para la buena elaboración de la pitanza.

Los donativos recogidos con las gachas de la Plaza, más las colectas de San Pedro y Santa María de este Domingo, más la venta de camisetas y calendarios de Manos Unidas, entre varias actividades, servirán para ir sumando en beneficio de este noble objetivo, que en próximas semanas se continuará ampliando con nuevas acciones.

En la Plaza de España, los artistas de la sartén , ellos y ellas , se esmeraban con mimo ,paciencia y desde su sabiduría ,para que las quinientas y pico raciones de gachas estuvieran a punto para ser degustadas y consumidas por el personal que solidariamente  contribuía con la causa, además de disfrutar del placer de un buen guiso, en su punto, hechas a su amor, ni espesas, ni sueltas, ricas, ricas, y a la hora del aperitivo, cuando ya la suelta de  globos de Manos Unidas se había producido a la salida de Misa en las dos parroquias, también como acto reivindicativo realizado por niños, manos inocentes pero desde ya ligados a Manos Unidas.

Intenciones solidarias, gachas sin “gurullos” en mañana de domingo invernal, colaboración y participación popular, espíritu social daimieleño , generosidad y desprendimiento , por parte de activistas de Manos Unidas , cocineros de San Isidro y la buena gente de Daimiel.  

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse