BAILE DE ÁNIMAS

0

431

El día 14 de febrero, a las 20,00 h., volverá a dejarse oír el tambor de la Cofradía de Los Rotos por las calles de Daimiel para anunciar el inminente comienzo del Baile de Ánimas, que esta vez será en la casa de Doña Manuela, viuda de D. Beltrán de Benavides y Quiñones, ya que su hijo D. Beltrán Benavides y Miraflores ha sido nombrado hermano mayor de la Hermandad de las Ánimas.

La recreación del presente año, que pondrá en escena la Asociación Folklórica “Virgen de las Cruces”, será ya la quinta edición de esta tradición que se perdió en Daimiel a finales del siglo XIX, fruto de la colaboración con el historiador Jesús Sánchez Mantero, quien investigó sobre ello y plasmó lo investigado en el libro “Baile de Ánimas en Daimiel”.

Para ello se basó básicamente en las publicaciones de El Eco de Daimiel, periódico local de finales del siglo XIX, donde en dos noticias de 1886 y 1888 se detallaba quiénes y de qué forma participaban en este baile cuyo objetivo final era recaudar donativos para el culto de las ánimas. 

La publicación recoge la investigación que ha servido para rescatar, junto a la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces, una tradición perdida y olvidada.

El Baile de Ánimas era una de las actividades más esperada por la sociedad de aquella época, puesto que era la excusa perfecta para dejarse ver en sociedad y, a la par, incluso intentar conseguir pareja. En él podían participar todos los estamentos sociales, tanto la gente humilde como la que disfrutaba de una posición acomodada.

Lo que ocurra a partir de las 20,30 h. en la casa de Doña Manuela, que se recreará en el Espacio Fisac (Escuela de Música), es una incógnita. Cada año el Baile de Ánimas depara sorpresas e historias que van sucediéndose a la par de los bailes donde los mozos pujan  para acercarse a las chicas deseadas y, de paso, se suele conseguir una buena recaudación económica para encargar misas y comprar cera para el altar. Todo ello dirigido por el animero y su bastón de mando y supervisado por las autoridades locales, tanto civiles como eclesiásticas.

No se lo pierdan.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse