UNA TARDE DE MAGIA Y ORO

0

1,552

Dos del pueblo.

En el madrileño y castizo barrio de Embajadores, presentó su último libro el no menos castizo de Daimiel Isidro Moreno Herrero, Maestro y Pedagogo, Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y Profesor de Universidad, afincado en Madrid y con humo de cien batallas acumulado en su larga trayectoria en el mundo de la Educación, desde la base del “cole” hasta plataformas de vértigo, rayando siempre a gran altura. Autor de diferentes obras y tratados relativos a su área profesional, la tendencia hacia la escritura la desarrolló desde pequeño, aunque no es que mida mucho ahora. El coautor de este artículo, amiguito desde la infancia, está a su mismo nivel en contextura física, bigote y antiparras incluidos, uno de capa morena y otro castaña – clara. Ya desde esa temprana edad, atisbaba el bigote de Groucho, por lo que se preveía inclinación clara al humor ingenioso, chispeante, absurdo, agudo y centelleante, para mentes levantadas, o sea, despiertas. Pero Isidro, es grande y después de un largo camino profesional muy serio, sin olvidar nunca su refrescante humor, ha llegado incluso a la jubilación, paraíso de gloria y espacio ideal para continuar impartiendo clases a los abuelos, que pronto le llegará la hora, enseñar y practicar a la vez.

Pues en una tarde de magia y oro, en el Espacio Huerga y Fierro nos presentó el paisano Isidro su libro de poesía En el viento, poesía vivencial y sentimental, que “nace de lo espontáneo y de la inmediatez con la que las musas actúan”. Poesía comprometida y cargada de ironía, donde se juega con las palabras en pases de birlibirloque.

Se fueron alternando en el evento palabras de reconocimiento al autor, recitado de poemas y música, porque poesía y música se dan la mano.

Isidro comenzó la tarde con unas palabras que, en algún momento, arrancaron sonrisas y risas, estando en todo momento bien rodeado por un excelente cuadro de “musas”. Rosa Martínez fue la primera en intervenir, maestra, pedagoga y orientadora escolar, compañera de escuela del de Daimiel cuando ejercía en Getafe. Rosa nos ilustró acerca de la manera de ser de Moreno, contando anécdotas y chascarrillos de su bien hacer y del humor que le caracteriza, dedicándole además un “anecdopoema” en el que glosaba su figura, jugando con las palaras de algunos de los poemas y las mencionadas anécdotas.

Una reconocida actriz y directora de teatro, María Pastor, intervino en la función inundando la sala de poemas al aire, poemas de Isidro, con dulces metáforas y sueños, versos acompañados de ágiles arpegios del guitarrista y cantautor Moses Rubin, que supo mecer las palabras en el columpio emotivo de las notas musicales.

Mercedes Sánchez, otra compañera de nuestro autor, escritora y profesora de universidad, recordó el paso de nuestro paisano por la universidad, intercalando estrofas de los poemas con la forma de ser de éste, destacando su honestidad y lucha por la educación pública y los derechos de los desfavorecidos.

Inmaculada, compañera de vida del daimieleño, nos deleitó con la lectura de algunos cuentos, inspirados en otra de sus musas, su hija, que nos hizo emocionar y reír a la vez.

María Pastor y Moses Rubin, volvieron a llenar el aire de poemas, dejándonos el sabor dulce y aterciopelado de las palabras.

La voz de la cantante Ana Cuenca, celebrando a Chavela Vargas, puso broche de oro a la presentación de En el viento, envolviéndonos en una noche de ronda y como no soy de aquí ni soy de allá, nos embelesó a todos, poniéndonos la carne de gallina y, no contenta con eso, nos atrapó en la poesía cantada de una Gloria Fuertes libre y reivindicativa. Y todo esto, aderezado por el guitarrista y cantautor cubano Julio Hernández.

Así pasamos la tarde, entre amigos del escritor, “chuchos” daimieleños, gentes de buena fe, autor super feliz y libros, muchos libros, el mundo de la cultura lo tuvimos a nuestro alcance, tarde mágica de la poesía de la música y la música de la poesía, emocionados, conmocionados y con la sensibilidad a flor de piel. El libro se puede adquirir en la librería Huerga y Fierro de Madrid.

A Isidro Moreno, nacido y “criado” en Daimiel, le gustó desde muy joven escribir, contar, cantar y actuar. Luego se hizo maestro y más tarde profesor de universidad. Pero en el fondo lo que más le gustaba era jugar en los recreos y correr por los pasillos. Más tarde escribió libros, hizo teatro y radio, incluso vídeos, y de esta forma dejó plasmadas imágenes y palabras en papeles, en el aire, en la nube… en el viento que pasaba. La obra presentada no es una antología poética, es más bien una miscelánea que recoge en forma de poemas, ideas, pensamientos y juegos de palabras que surgen desde la espontaneidad y el instante. Recorre el libro un largo periodo de su vida, desde la juventud hasta casi ayer mismo. Palabras a veces ácidas, otras más dulces, pero siempre críticas, reflexivas y exhortantes, pero sobre todo hechas con humor y con amor.

Estos fueron los hechos acaecidos en tarde de magia y oro, todo ello gracias a este paisano nuestro, Isidro Moreno Herrero, que hace que las palabras se mezan En el viento.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse