0-0. EL DAIMIEL RCF MERECIÓ MÁS

0

213

¡Qué tarde la de aquel día! Nos la queríamos perder. Frío intenso, viento helado, lluvia racheada, paraguas al viento… invitación clara para ir al campo a ver al Daimiel en su resurgir…, pero allí estuvo parte de la afición aguantando una auténtica tarde de perros, en la que la borrasca Gloria bien se hizo notar, bamboleando el voladizo de la tribuna de El Carmen ante las miradas temerosas del personal por allí presentes. Daba miedo.

Con luz artificial desde los inicios del encuentro se disputó la contienda que terminó con igualada a cero, que no reflejó lo acontecido en el verde. El Daimiel RCF, tras los primeros veinte minutos de toma y daca, tomó las riendas del partido, jugando a buen ritmo y sobreponiéndose al rival y a las condiciones meteorológicas. Empapados en el blanco de sus camisetas, los chicos de Roberto Velázquez fueron elaborando a ratos futbol y ocasiones para adelantarse en el marcador, pero no hubo fruto, que hubiera sido lo natural. Si hubiera VAR en la categoría, habría que haber revisado la jugada del minuto dieciocho en la que el balón pareció entrar, tras remates daimieleños a la salida de un córner, que pusieron el ¡uy! en las gélidas gargantas del sufrido aficionado, deseosos todos de cantar gol para la remontada del Daimiel. La verticalidad de Kike provocaba expectación cada vez que le llegaba el balón, con un Enrique y un Adri decididos a por todas arriba, con el alimento desde el buen mediocampo local de Jesús González, Raúl Menchero y el apoyo de una buena defensa, con el meta Roberto muy despierto en lo que le llegó, que también tuvieron alguna los de Cuenca. Adri, en la mejor llegada del Daimiel RCF, quedó solo ante Yago, cancerbero visitante, que adivinó la intención del buen remate del delantero blanco, parando por alto lo que ya se cantó como gol. Dominio “chucho” en este primer periodo, con varios córners y faltas favorables sin resultado positivo.

En el primer minuto de la continuación, el esférico se paseó por la raya, en otro córner, sin que apareciera la bota oportuna. En la siguiente, Kike no llega por poco tras centro raso de Jesús González. El activo Kike remató más tarde salvando de nuevo Yago, que resolvió bien el mucho trabajo que tuvo en tan peligrosa tarde para los porteros. Los del San José Obrero tomaron aire durante un rato, permitiéndose alguna llegada, pero sin mucha fe. Ho, tras su incorporación, también la tuvo, igual que Yuri, pero ambos buenos remates, el de Yuri muy ajustado a la base del palo, fueron detenidos por el buen meta rival. Y así nos plantamos en el instante final del partido. Desde nuestra posición en cabina, creímos ver penalti señalado por el trencilla, posteriormente rectificado por off side marcado por el asistente. Lío, barullo y fin del encuentro sin prácticamente descuento, cuando se produjeron numerosos cambios. De nuevo la decisión clave del partido, cayó en nuestra contra. La borrasca Gloria, no nos ayudó.

Mención especial para los sufridos aficionados daimieleños, que, echándole un par, se citaron en El Carmen en tan infernal tarde, aguantando la lluvia racheada que azotaba contra la grada, sin defensa alguna para los seguidores. Tarde para el recuerdo meteorológico, qué tarde la de aquel día…

El Daimiel RCF, sin duda, mereció ganar.

Compartir.

Sobre el autor

Déjanos un comentario, no hay que registrarse