MUY PREOCUPANTE LA SITUACIÓN DEL ACUÍFERO 23 EN NUESTRA COMARCA.

0
45

Miguel R. Torres.

Ya lo venimos diciendo hace varios meses, que va siendo muy preocupante la situación del acuífero 23. En el mes de octubre, sólo ha subido 20 cm, cuando lo normal, en este mes, es que suba 50 cm., así lo ha hecho en los tres años anteriores. Así pues, a fecha 31-X-19 el nivel del agua en el pozo que venimos informando ya tiempo atrás, es de 12,00 m de profundidad. En la misma fecha del año 2018 era 10,50m; en el año 2017 era de 10,40 m., y en el año 2016 era de 9,20m.

¿Por qué sólo ha subido 20 cm este mes de octubre? Varias razones: las escasas precipitaciones de otoño; pero principalmente hay otra que debería sopesarse: muchos agricultores según terminan de vendimiar, ponen en marcha los motores y les dan un riego a sus viñas, para que la raíz pase el otoño/invierno bien empapada y a gusto. Posiblemente sea beneficioso, pero ante las circunstancias que se presentan de escasez de agua, hay que valorar mucho más esta norma sobre el riego; nos parece que es una práctica incorrecta, toda vez que pueden venir las lluvias a lo largo del invierno.

Así, estos 2,5 m. de descenso del nivel con respecto a años anteriores, hacen que la Tablas se encuentren en situación preocupante. Estos dos metros y medio, hace que el agua que brotaba en los Ojos de la Peñuela, de Griñón, … que han estado aportando agua en los últimos años al Guadiana y por consiguiente a Las Tablas, ya no lo  hagan.

Y lo que es peor, Las Tablas, al encontrarse en situación crítica, empezarán a tomar medidas de socorro, como es poner en funcionamiento los pozos que tienen dentro del Parque. Medida que sólo favorece a la compañía suministradora de energía eléctrica para los motores. (Lo hemos dicho infinidad de ocasiones) ya que extraen el agua del subsuelo, del acuífero, la depositan en la superficie del Parque, este agua percola al subsuelo (parte se evapora), y vuelta a empezar.

Una medida correctora sería la aportación de varios hectómetros cúbicos desde el trasvase Tajo Segura, que ya se ha hecho en anteriores ocasiones, y que parece ser es infinitamente sencillo; pero los pantanos de la cabecera del Tajo, no están para tirar cohetes, claro que si hay agua para rellenar pantanos de levante para el futuro inmediato, debería haber para la misma comarca que los “produce”.  Aunque en cuanto mezclemos asuntos de política, seguro que no nos entendemos y lo aplazamos para san luego.

Por supuesto que se ha puesto caudalímetros cuando obligó la Ley, pero ¿para qué? Menudo papel tiene la Administración, que dicta leyes y no puede cumplirlas. Ya lo dijimos en anteriores escritos: habrá que controlar los caudalímetros y las extracciones excesivas, o ¿queremos que esto sea la ley de la selva, y cuando se agote el acuífero lamentarlo? NO queremos volver a los años 1996, año de máximo descenso, cuando el nivel de este pozo llegó casi a los 40 m. de profundidad.

Cuidemos del agua, es nuestro mayor capital, también para todos los ciudadanos, incluso urbanos.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado