¿DÓNDE ESTÁ LA AFICIÓN DEL DAIMIEL RCF?

0
619

¿Dónde esta la masa social del principal club deportivo de Daimiel? Quienes ya peinamos canas y asistimos a la Asamblea Ordinaria el pasado sábado 8 de Junio, nos quedamos perplejos al comprobar la escasa asistencia de socios o aficionados del club decano local. Nos parecía esperpéntico participar en una reunión anual donde se rinden cuentas de todo tipo por parte de la Junta Directiva a una audiencia ínfima de personas presentes en el Salón de Actos del Ayuntamiento. Diez directivos, con la Presidenta al frente, cumplimentaban e informaban con detalle ante una concurrencia de diecisiete personas, contadas. Las cuentas, positivas y claras, aportaban la lectura optimista del acto. La presencia casi simbólica de público transmitía sensación de pasividad respecto al club de futbol, otrora acaparador de seguimiento social multitudinario.

La historia deportiva de Daimiel, viene marcada desde los triunfos del equipo de fútbol, que aglutinaba a casi toda la población. En el antiguo campo de El Carmen, con la vieja grada lateral de la Cooperativa repleta de aficionados, algunos más pasionales que otros, se animaba al Daimiel frente a cualquier rival que deparaba el calendario en las distintas categorías por las que militó el Club local. El nivel máximo alcanzado, Segunda B, marcó también el tope de socios y aficionados constantes y leales en su apoyo y presencia. Hemos visto muchas veces el mencionado Estadio repleto de público en sus dos gradonas laterales y los fondos. Además, aquella afición tenía personalidad, afín siempre a los colores blancos, con pasión medida y afecto inquebrantable. Carlos Redondo, Jesús Carabaño, Evelio Alonso y la Banda Municipal de Daimiel, pusieron la guinda con la composición del himno… “pues sabiendo que la hinchada le acompaña, con su aliento, con su amor y palmas” … “danos el triunfo, danos la gloria, hala Daimiel” … así reza parte de la letra de esta marcha deportiva que sigue estando “viva” en los prolegómenos de cada partido.

Nos referimos por tanto en este artículo exclusivamente a los aficionados, socios o seguidores del club, afición históricamente activa, participativa y base fundamental de la existencia del Daimiel RCF actual. Somos conscientes de que los tiempos cambian, pero la evolución razonable en cada época no debe implicar abandono o rechazo hacia aquello que ha significado devoción inalterable durante la amplia historia del Daimiel RCF. Cuantas más especialidades deportivas haya y se practiquen en Daimiel, mejor para la población y los afines a las mismas. Pero dar la espalda al futbol, no tiene sentido.

Personas que desde siempre iban al futbol, se acomodan en sus casas o en lugares públicos en torno al futbol televisado, a veces hasta la saciedad, con lo que ello implica hacia el club local, ausencia numerosa de seguidores que en tiempos pasados acudían al campo para ver y apoyar en directo, con frio o calor. Tal vez se lograra mayor atención de la afición desperdigada de nuestro Daimiel RCF con campañas informativas permanentes durante la temporada, oferta de alicientes deportivos con objetivos superiores bien publicitados y mejor explicados… en fin, llamadas de atención con prudente persistencia. Y con el añadido del equipo femenino que tan resonantes éxitos está logrando en poco tiempo, pidiendo paso y ateción a gritos.

Valoramos el trabajo y dedicación que las distintas Juntas Directivas vienen realizando en pro del deporte futbol. Gracias a ellos se mantiene el Club. Lo que hay que tratar de aumentar a toda costa es la masa social. De este modo también aumentaría la moral de quienes dirigen, siendo esto muy importante para la subsistencia del Club. El futuro del Daimiel RCF está en manos de su afición.

Este artículo solo pretende reactivar a una afición “adormecida”, pero que sabemos que está ahí, tal vez deseosa de alicientes superiores. Rubén Sobrino, Limones, Ruiz, Pedro, Vázquez, Patri, Manolin…, son referentes en la historia del futbol daimieleño, capaces de llegar a competir en categoría nacional e internacional, uno de ellos en clubes poderosos, de primera línea…, todos emergieron con sus cualidades, del futbol base de nuestra ciudad. Reflexionemos sobre este punto y tomemos nota de poblaciones vecinas con menos habitantes, que disfrutan con futbol de superior categoría, pero con seguimiento permanente de su fiel afición. En Daimiel debemos volver a intentar ocupar el lugar que no hace mucho teníamos. Obviamente, quedan excluidos de este análisis los socios que, indefectiblemente, año tras año, han seguido renovando su carnet. No muchos, pero fieles y constantes. Y , por supuesto, las empresas que una temporada y otra continúan impulsando con su ayuda al club decano de Daimiel. Nuestro deseo seria ver repletos los asientos del estadio partido tras partido, con socios y aficionados apoyando al DAIMIEL RACING CLUB DE FÚTBOL.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado