LA FESTIVIDAD DE MAYO Y SUS ORÍGENES

0
104

Sería necesario remontarse al Neolítico para datar el origen de las celebraciones relacionadas con la primavera y la fertilidad. No obstante, en la Península Ibérica, se encuentran referencia a los Mayos en una cantiga de Alfonso X. En ella se vinculan a lo divino las composiciones profanas ya existentes con anterioridad al siglo XIII. La más alusión más antigua a la fiesta de mayo la encontramos en un penitencial español datado entre los siglos IX y X. Además, varios son los autores que nos hablan de la fiesta de los mayos: Lope de Vega, Pedro Echevarría Bravo, Caro Baroja, etc.

Pero ¿qué son los Mayos? Se trata de canciones típicas de la Mancha, composiciones amorosas de origen profano, y que después se les dio un carácter más moralizador. La primitiva Iglesia cristiana, caracterizada por su sincretismo, se vio incapaz de renovar tan vasta tradición. Además, la festividad coincidía con la finalización de la larga y rigurosa época de recogimiento, abstinencia y penitencia que es la Cuaresma y la Pascua. De este modo, el culto pagano se transformaría en un culto Mariano, trasponiéndose el mes de Maya al mes de la Virgen María.

El canto de los mayos, es una costumbre muy arraigada en la actual región Castilla-La Mancha, que se escuchan durante el mes de Mayo en la inmensa mayoría de los pueblos de la provincia de Ciudad Real, aunque se extiende a lo largo de toda la región.

Estos cantos se suelen hacer frente a una cruz, cuyo montaje varía de unas localidades a otras. En la mayoría se construyen pequeños altares, vestidos con ropa de hogar, coronados por una cruz o el crucifijo, con estampas de devociones a la Virgen María, a Jesús y a los Santos. En otros pueblos, como es el caso de Fuencaliente, las cruces son adornadas con flores. En Arroba de los Montes, Piedrabuena y Puebla de Don Rodrigo, existen dos variedades de cruces, tela y brezo.

Cabe destacar que, mientras en Arroba de los Montes, Bienservida, Castellar de Santiago, Daimiel, Granátula de Calatrava, Moral de Calatrava, Piedrabuena, Puebla de Don Rodrigo y Villapalacios, las cruces se montan en el interior de las viviendas, en Fuencaliente se ponen en las calles, aunque antiguamente también se pusieron dentro de las casas.

No obstante, aquel que se anima a montar su cruz, goza de total libertad para adonar, ubicar y completar su composición.

ASOCIACIÓN FOLKLÓRICA VIRGEN DE LAS CRUCES

Desde hace más de 30 años, la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces viene llevando a escena la recuperación de esta tradición que perdió relevancia, tras verse eclipsada por otras festividades más modernas.

Con el Certamen de Cruces de Mayo que cumple ya su XXXI Edición, y en el que puede inscribirse cualquier particular, asociación, colegio, o cualquier otra entidad, las calles y casas de Daimiel se engalanan para adornar con cruces, flores y folklore el mes de mayo. Durante los fines de semana, el grupo y rondalla titular, acompañados por los alumnos de la Escuela Municipal de Folklore, recorren las cruces inscritas en el certamen, cantando y rondando las canciones propias de las fechas con un amplio repertorio de rondas y mayos.

Por otro lado, en esta ocasión, el mes se ha iniciado con la celebración del Festival de Mayos que también organiza la asociación, en el que participan los alumnos de la Escuela Local de Folklore que suben al escenario para interpretar las canciones que a lo largo de todo el curso aprenden, además de uno o dos grupos invitados, de toda la comunidad, que aportan riqueza, valor y contendido a una fecha que durante todo el año se prepara con ganas e ilusión.

Este año 2019, la Asociación Folklórica Virgen de las Cruces ha compartido tablas con la ya mencionada Escuela Local del Folklore, en la que más de 20 niños, numerosas bailarinas, músicos y cantantes, todos alumnos de los cursos que se imparten a lo largo del año, han debutado con canciones como la Rondeña de Puertollano, la Ronda de Santa Isabel, las Torrás de Daimiel, la Jota de la Virgen de las Cruces o la típica Mancha, Manchega.

Como grupo invitado, la Grupo Folklórico Virgen de los Ángeles de Pedro Muñoz ha traído hasta Daimiel sus piezas más características. Grupo de coros y danzas Virgen de los Ángeles, se fundó en 1992, con gente amante del folklore y de las tradiciones pues Pedro Muñoz es Villa y Corte del Mayo Manchego. Desde su creación ha luchado por crear una escuela de folklore, para que los más jóvenes aprendan que es algo bonito y que es una forma de difundir nuestra cultura y de conocer a gente que también es amante de este tipo de arte.

Por su parte, Virgen de las Cruces ha demostrado un año más que su repertorio sigue creciendo año tras año, mostrando en sus bailes canciones como la Jota de Almagro, la Seguidilla de Santa Cruz de la Zarza o el Fandango de las Tablas. El viernes finalizó poniendo la guinda al pastel en la ermita de San Roque, donde cada año se cierran las rondas cantando a la cruz allí instalada, con la colaboración de toda la barriada en dar unas viandas a los grupos locales y visitantes.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado