En el bicentenario del Museo del Prado (II)

0
45

Autor: Ángel Vicente Valiente

                           Carlos  V  en  la  Batalla  de Mühlberg,  Tiziano

     El cuadro de Tiziano  representa el enorme poder de la corte española de los siglos XVI  y XVII. No hace falta decir que es una obra maestra de la pintura universal. Un cuadro que deslumbra.

    El retrato conmemora la victoria de Carlos V sobre la Liga de Smalkalda en  Mühlberg el 24 de abril de 1547. Entre las diversas obras que el Museo del Prado conserva de Tiziano,  sobresale por la extraordinaria calidad este soberbio retrato de Carlos V.  La obra es de gran formato  (335 cm  x 283 cm).  El mejor comentario de este cuadro lo ha hecho, a mi modo de  ver, Manuel Machado con un soneto modernista excepcional.  Helo aquí.

                                          El que en Milán nieló de plata y oro
                                   la soberbia armadura; el que ha forjado
                                   en Toledo este arnés; quien ha domado
                                   el negro potro del desierto moro…

                                          El que tiñó de púrpura esta pluma,
                                    -que al aire en Mulberg prepotente flota-
                                    esta tierra que pisa, y la remota
                                    playa de oro y de sol de Moctezuma…

                                          Todo es de este hombre gris, barba de acero,
                                     carnoso labio socarrón y duros
                                     ojos de lobo audaz, que, lanza en mano,

                                      recorre su dominio, el Mundo entero,
                                      con resonantes pasos, y seguros.
                                      En este punto lo pintó el Tiziano.

El  caballero  de  la  mano  en el  pecho.  El  Greco.

       El Museo del Prado posee una buena colección de obras del Greco. Entre ellas se encuentra este excelente retrato de un caballero desconocido,  realizado hacia 1580. En contraste con el anterior cuadro de Tiziano,  este destaca por su sobriedad y sencillez,  a la vez que tiene una fuerza expresiva extraordinaria.

      Manuel  Machado también realizó un estupendo soneto sobre el cuadro.  Merece la pena reproducirlo.

                                           Este desconocido es un cristiano
                                de serio porte y negra vestidura,
                                donde brilla no más la empuñadura,
                                de su admirable estoque toledano.

                                          Severa faz de palidez de lirio
                                surge de la golilla escarolada,
                               por la luz interior, iluminada,
                              de un macilento y religioso cirio.

                               Aunque sólo de Dios temores sabe,
                               porque el vitando hervor no le apasione
                               del mundano placer perecedero,

                               en un gesto piadoso, y noble, y grave,
                               la mano abierta sobre el pecho pone,
                               como una disciplina, el caballero.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado