El conjunto daimieleño comenzó con un 8-0 de parcial y muy buenas sensaciones, aunque los madrileños consiguieron meterse en el partido gracias a los triples. El partido se mantuvo igualado hasta la parte final del mismo, donde Liceo supo jugar mejor sus cartas para acabar llevándose el partido.

72- Autocares Rodríguez Daimiel (Fernando García): Holliday (13), Otero (12), Ramos (6), Elias (9) y Hervás (4). También jugaron Asenjo (0), David (0), Edu (3), Lewis (19) y Rubén Bruno (6).

78- Novum Energy Liceo Francés (Jorge Lorenzo): Garzón (9), Larragueta (17), Arquero (0), Fran Santos (20) y Gummerus (11). También jugaron Prinet (0), Tolosa (5), Pablo (4), Adrián García (4), Azofra (2) y Jorge Díaz (6).

Parciales y totales: 21-19; 18-23 (39-42); 17-16 (56-58); 16-20 (72-78).

Era un partido clave para ambos conjuntos, empatados a victorias y luchando para lograr la permanencia. El Autocares Rodríguez Daimiel arrancó muy bien el encuentro, fiel al plan establecido y buscando siempre la mejor opción en ataque. Paco Ramos y Anthony Holliday llevaron la iniciativa del equipo durante un primer cuarto, donde los daimieleños fueron muy superiores a los madrileños, a quienes el acierto en el triple le mantuvo dentro del encuentro (21-19).

La tónica se mantuvo en los siguiente minutos, con Liceo aprovechando el buen día de Paco Santos y Larragueta desde el 6,75 para ponerse por delante con ventajas mínimas. Rubén Bruno y Julian Lewis mantenían al Autocares Rodríguez Daimiel en el partido, evitando que los madrileños se marcharan con una mayor ventaja al descanso.

Los niños de las escuelas jugaron durante el descanso

Tras la reanudación vinieron los mejores minutos de los manchegos, quienes con un parcial de 10-2 se ponían 5 puntos por delante y obligaban a pedir tiempo muerto al técnico visitante. Liceo consiguió rearmarse y volver a meterse en partido, de nuevo gracias al lanzamiento exterior a una pizca de suerte.

El último y definitivo parcial se jugó con un intercambio de ventajas, hasta que de nuevo Paco Santos y Larragueta rompieron el partido y pusieron a su equipo 10 puntos por delante gracias a anotar tres triples de forma consecutiva, dos de ellos sobre la bocina de posesión y 9 metros… la suerte no acompañaba a las buenas defensas que se realizaban. Los daimieleños no bajaron los brazos y a falta de 40 segundos para el final se ponían a 3 puntos y posesión. Pero no se lograba anotar, mandando a los jugadores de Liceo al tiro libre donde se mostraron muy fiables para cerrar el partido.

El equipo sigue creyendo en sus posibilidades y luchará hasta el final para lograr el objetivo de la permanencia. Este partido se escapa por detalles, faltando esa pizca de suerte que decide los partidos igualados y que esta vez estuvo de lado de Liceo.


EEEEEOOOOO

Dejar respuesta

Anímate a comentar!, no es necesario estar registrado