Bar La Cochera, con sabor y con solera

0
250

En Abril del 84, Eduardo Honrado Loro y Mª Carmen Rodríguez de Guzmán fundan en la parte baja de su domicilio el Bar La Cochera, en la calle Herrera 11. El local, contiguo a la cochera de la propia vivienda, adquiere ese nombre por fácil deducción, si bien la propia cochera se habilita como salón cerrado, extensión del propio bar, donde se solía tomar algo sentado en mesas y con el ambiente de la época. El fundador del local falleció joven, haciéndose cargo del negocio sus familiares próximos, Hilario, Argimira y Jose, que desde el año 91 regentan este conocido y popular bar.

Este local familiar, con sabor y solera, acoge a parroquianos fieles del barrio y clientes vecinos de otras zonas de Daimiel atraídos por la buena mano gastronómica de Argimira, la madre del clan y experta en cocina tradicional daimieleña, luciéndose en su exquisito toque para el tiznao, los caracoles, la codorniz en escabeche y variados guisos apropiados para cada estación y época del año.

Se percibe la cocina casera y artesana de cualquiera de nuestras madres o abuelas daimieleñas, realizada con el buen punto de la jefa de los fogones de La Cochera. Los pinchos tradicionales, elaborados con buen gusto, mimo y un toque personal, son repuestos a su fin y sobre la marcha, elaborándose día a día, siempre de modo artesanal y sin presencia de productos industriales prefabricados. Todo es cocina tradicional, de toda la vida con productos naturales siempre, de ahí la fidelidad profesada al local por parte de sus clientes asíduos, que acuden a La Cochera como lugar de reunión, reposo o tentempié, pero con tertulia abierta entre parroquianos. En fiestas señaladas y tradicionales en el año, los daimieleños ausentes se hacen presentes en el local, en busca de caras, personajes conocidos del barrio para intercambiar impresiones y ponerse al día de la actualidad de nuestro pueblo.

La cerveza bien tirada forma parte del detalle profesional de Jose, el diligente y aseado camarero, pendiente de la limpieza del local en la misma medida con que despacha la caña de cerveza, caña de lujo, con el punto preciso de presión, consecuencia de la tranquilidad profesional necesario para que el rubio liquido sea apetecido y deseado por el consumidor, ante la impecable presencia de la caña bien tirada, con la nube de espuma ideal y necesaria para cuajar una toma inigualable que incita a la repetición. Excelente toque de Jose para lograr esta caña ideal. Asi mismo , las bebidas y combinados populares, se sirven en este local con conocimiento y probada experiencia. A su vez, los cafeteros de la zona consideran la calidad del estimulante café, manteniéndose la “fórmula” por parte del dinámico camarero.

Las instalaciones del local, mantenidas desde sus orígenes, aportan un punto de solera “vintage” a este familiar establecimiento de la calle Herrera. Recomendable para ser visitado con la garantía de que el cliente nuevo no saldrá defraudado. La Cochera, sabores naturales de Daimiel en un bar con ambiente tradicional. Bar la Cochera, con sabor y con solera.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta