Y los herreros se “fraguaban” la vida…

0
718

…a base de “forjar” realidades sobre ideas basadas en acero y metal. El arte de trabajar el hierro y el acero por medios manuales, era lo que practicaban los herreros, profesión honorable y antigua. Ya los griegos rendían culto y tributo a Vulcano, herrero divino y patrón de los artesanos, desde su “fragua de Vulcano”. Y fruto del arte de la herrería, surgió la forja, que permite mayor plasticidad en el hierro.

Manos curtidas las del herrero por el roce continuo con el frío y duro metal más el calor cercano del fuego de la fragua avivado por el fuelle, también a mano.

Los antiguos herreros fabricaban elementos de hierro, aperos agrícolas y de labranza, herramientas y adornos de metal, todo desde la fragua, yunque y martillo. Ferretería y herrajes también solían ser fruto de su creación, así como el herraje de caballerías. Y los instrumentos que utilizaban, los clásicos y conocidos: la fragua, el yunque, martillo, macho pilón, tenazas, tijeras, punzones, cortafríos, tajadera de yunque…, con la combinación de todos ellos, se realizaban los trabajos en las herrerías. Complementos más modernos, como la soldadura autógena y la eléctrica, suavizaron el trabajo e incluso el resultado final del mismo.

En la actualidad, muchos herreros se dedican a las estructuras e instalaciones industriales, teniendo gran importancia en el sector de la construcción, donde tiene cada vez más cabida metales y sistemas adaptados a los tiempos modernos, así como elementos derivados de la forja moderna.

En algunos casos ampliaban su artesanía hacia la fabricación de colchones y somieres, con tejidos metálicos de elaboración propia confeccionados con alambre e ingeniosas máquinas; los herreros eran verdaderos artesanos del hierro, evolucionando casi todos ellos hacia la moderna carpintería metálica, elementos decorativos y estructuras metálicas para grandes obras.

La antología de refranes, frases y decires, se refiere a este ancestral oficio, profesado por gente en general pacífica, enemiga de “arrimar candela”, próximos a las ascuas del sudor, que no “ascuas de oro” y “batiéndose el cobre” en todo momento. “Crecían a marcha martillo”, con fuerza y firmeza en lo suyo. “Daban en el clavo”, o sea acertaban en sus proyectos por experiencia y constancia. Y no  se les “iba todo en humo”, sus trabajos se hacían ”a maza y martillo”. Y de “jugar con fuego”, nada, “fundían el hierro”, que no los dineros. Y casi siempre “con los tornillos bien apretaos”, “a Dios rogando y con el mazo dando”.

La empresa del sector “Construcciones Metálica García-Consuegra S.L., en la calle Trinidad 16 de Daimiel, nos ha proporcionado información e imágenes de gran valor para este reportaje. Esta empresa fue fundada hace más de 60 años por Jesús García-Consuegra “el colchonero”. Desde las telas metálicas para somieres de camas, evolución con la fragua y la soldadura eléctrica, para realizar todo tipo de trabajos relacionados con el hierro en general. En los años 90 se incorporan a la empresa sus hijas, Julia y María del Mar, que son las gerentes actuales, incorporando un aire más dinámico y moderno en los trabajos a sus clientes, mejorando el servicio a empresas, constructoras y particulares. Agradecemos su colaboración.

            A la memoria de Jesús, Pepe, Lucas, Manolo el herrero, Isidro, Teodoro, Bernardo…, y todos los herreros de Daimiel.

EEEEEOOOOO

Dejar respuesta